jueves, 13 de diciembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Reuters

Standard & Poor's bajó el jueves el panorama de la calificación crediticia de Gran Bretaña a "negativo" desde "estable", aunque mantuvo la nota en "AAA", el máximo nivel de La escala de grado de inversión.

La decisión aumenta las probabilidades de una degradación que sería políticamente embarazosa para el ministro de Finanzas del Reino Unido, George Osborne.

S&P era la última de las tres grandes agencias calificadoras  que mantenía un pronóstico estable para Gran Bretaña, y la maniobra se produce apenas una semana después de que Osborne dijera que no podría reducir la deuda neta del país para el 2015.
 
La agencia dijo que la revisión del panorama refleja la opinión de que podría recortar la nota dentro de los próximos dos años si se debilita el desempeño fiscal más allá de las expectativas de la agencia crediticia.
 
"Creemos que esto podría ocurrir, en particular como resultado de un retrasada y desigual recuperación, o un debilitamiento en el compromiso político a la consolidación", aseguró S&P.
 
El Ministerio de Finanzas británico remarcó que S&P respaldó el actual plan de reducción de déficit que tiene el país.
 
"Standard & Poor's respalda el 'fuerte compromiso de implementar el mandato fiscal' que tiene el Gobierno y advierte específicamente sobre ralentizar 'el ritmo y el alcance de la consolidación fiscal'. Es gracias a que nos apegamos a ese compromiso que el déficit se redujo", dijo un portavoz.
 
La operatoria diaria de bonos del Gobierno británico ya había finalizado cuando S&P hizo su anuncio.
 
Alan Clarke, economista de Scotiabank, dijo que Gran Bretaña corre el riesgo de sufrir una degradación de su nota creditica por parte de una de las agencias de calificación más importantes si la economía no muestra un desempeño mejor al que el Gobierno proyecta actualmente.
 
"El Reino Unidos aún no fue degradado, pero se está acercando", declaró Clarke. "El Reino Unido tiene que detener la decepción en torno al crecimiento y las finanzas públicas. Sin embargo, ha sufrido un deterioro desde mediados del 2010, por lo que las apuestas se orientan hacia un recorte de su nota", añadió.