RIPE:
DIARIO FINANCIERO

La empresa, que opera 16 tiendas en el país y seis en Perú, acusó graves efectos financieros por la crisis social de octubre pasado y actual pandemia

Diario Financiero - Santiago

El grupo Rambrands, empresa representante de las franquicias de las marcas Guess y Diesel en Chile, inició hoy un proceso de reorganización financiera con el propósito de reestructurar sus pasivos dada la compleja situación de la industria del retail post crisis social de octubre pasado y actual pandemia.

La empresa –ligada a Moshe Apt Druck y Jaime Zvi Apt Brofman- opera 16 tiendas en Chile y seis en Perú, además de tener presencia en las principales grandes tiendas y en el canal e-commerce en ambos países.

Según explicó la compañía, producto de la crisis social de octubre de 2019, sus ventas se vieron muy afectadas por los cierres de centros comerciales durante los meses de octubre, noviembre y parte de diciembre, siendo las épocas de mayor venta para el retail.

Asimismo, durante el 2020, a partir de la actual pandemia del Covid-19 y el cierre total de sus tiendas, sus ventas han disminuido en un 71% respecto al mismo período del año anterior, manteniéndose únicamente activo el e-commerce.

El abogado a cargo de la reorganización, Luis Felipe Castañeda dijo tener la convicción de la viabilidad de la compañía atendido su trayectoria, a la presencia de la marca en el mercado y en sus clientes, como en los resultados operacionales que ésta genera, lo cual les permitirá reconstruir el capital de trabajo y cumplir con todas sus obligaciones oportunamente.

Según el escrito presentado a la justicia, hasta antes de la crisis social de octubre pasado, las principales tiendas Diesel en Chile reportaron resultados positivos operacionales, lo que permitió la instalación de otras locaciones en el país.

Sin embargo, no todas resultaron tan exitosas, debiendo ser cerradas. Se agrega que el desempeño de Diesel en Perú no resultó satisfactorio, por lo que la filial respectiva finalmente fue cerrada, generado cuantiosas pérdidas.

En el escrito, en que figura como solicitante de la reorganización la sociedad Moda Spa, se explica que, durante el año 2016, esta firma se vio en la obligación de reestructurar sus obligaciones bancarias y adecuar su operación a un volumen menor, logrando en los semestres siguientes (2017, 2018 y 2019) el objetivo de estabilizar su situación general y obteniendo los flujos necesarios para cubrir sus obligaciones.

"De esta forma, hasta octubre de 2019, el funcionamiento de la compañía era satisfactorio, aunque con las dificultades propias de un capital de trabajo estrecho, pero se vislumbraba un futuro promisorio dado el mejoramiento progresivo del funcionamiento y resultados operacionales", dijo la empresa a la justicia. Luego, llegó la crisis social y la pandemia.