BA, junto con EasyJet Plc y Ryanair Holdings Plc, amenazaron con demandar al Gobierno por la política que entró en vigencia

Bloomberg

El Reino Unido sigue adelante con una cuarentena de dos semanas para las llegadas internacionales, medida British Airways y otras compañías dicen que devastará el turismo y destruirá las posibilidades de que la temporada de vacaciones de verano pueda ayudar a una recuperación de la crisis inducida por el virus.

BA, junto con EasyJet Plc y Ryanair Holdings Plc, amenazaron con demandar al Gobierno por la política, que entró en vigencia el lunes, diciendo que las restricciones serán ineficaces para reducir el covid-19 y amenazarán con destruir miles de empleos. Las aerolíneas temen que la medida haga que los clientes, cansados del confinamiento, posterguen las reservas justo cuando las aerolíneas agregan capacidad.

“Incluso aquellas personas que habrían pensado en irse de vacaciones en julio o agosto ahora están postergando la realización de sus reservas ya que nadie sabe realmente cuánto durarán las normas”, dijo John Strickland, director de JLS Consulting en Londres, que ocupó altos cargos en BA y KLM. “Estar encerrado en casa durante dos semanas después de unas vacaciones es algo que mucha gente realmente no puede permitirse hacer”.

Con la disminución de los niveles de contagio por el virus en la mayoría de los países europeos, los gobiernos han disminuido las restricciones de viaje y se están abriendo playas en lugares como Grecia, España y Portugal. Las aerolíneas están tratando de salvar la temporada de verano cuando generalmente viajan decenas de millones de personas. El Reino Unido es uno de los 10 principales destinos turísticos del mundo y, el año pasado, atrajo a más de 35 millones de visitantes, los que gastaron más de US$50.000 millones.

En una carta “previa a la medida” dirigida al Ministerio del Interior, IAG SA, propietario de BA, escribió que la cuarentena es más estricta que la que se aplica a las personas infectadas con covid-19, y las exenciones para las personas que viven en Irlanda y los trabajadores que viajan desde Francia y Alemania la harán ineficaz. Ryanair y EasyJet también firmaron la carta.

“En nuestra opinión, el Gobierno no ha podido identificar una justificación válida para la naturaleza general de las regulaciones, más especialmente dada la naturaleza extremadamente severa de las disposiciones de autoaislamiento que se aplican”, dijo.

El Ministerio del Interior se negó a comentar sobre la posible acción legal, pero James Slack, portavoz del primer ministro Boris Johnson, dijo a los periodistas la semana pasada que el Gobierno quiere trabajar con la industria de las aerolíneas a medida que el Reino Unido deja atrás la pandemia.

El Gobierno defendió la medida, diciendo que es una parte clave de la estrategia para evitar una segunda ola de infecciones que podrían abrumar al sistema de salud y devastar aún más la economía.

En virtud de las nuevas reglas, los viajeros tendrán que dar una dirección en la que deberán permanecer aislados antes de partir hacia Gran Bretaña; a los ciudadanos extranjeros que se nieguen a decir dónde se alojarán, se les podría negar la entrada. Las autoridades llevarán a cabo controles puntuales para garantizar el cumplimiento y pueden imponer multas de 1.000 libras (US$1.250) a las personas que violen las reglas.