RIPE:

Según Biden, la política de Trump se ha dedicado a romper los lazos de EE.UU. con la región, especialmente en inmigración

El Cronista

Donald Trump trató de encasillarlo en los lugares más incómodos posibles: lo apodó ‘el dormilón Joe’, cuestionó su estado mental e incluso buscó pegarlo a la extrema izquierda, alegando que era tan débil que no podría controlar a los marxistas y socialistas de su partido. A pesar de los ataques, el candidato demócrata, Joe Biden –quien, a días de cumplir 78 años, si gana las elecciones será el presidente más viejo en la historia de los Estados Unidos– supera a Trump por 6,5 puntos a nivel nacional y 2,7 en los estados claves, según Real Clear Politics.

A diferencia de Trump que llegó a la presidencia de su país como el emblema de la anti-política, Biden (egresado de la Universidad de Delaware, donde estudió Ciencias Políticas e Historia, y abogado por la Universidad de Syracuse) ha ocupado la mayor parte de su vida en la función pública: entre 1970 y 1972 fue electo para el Consejo del Condado de New Castle, y luego fue senador por seis mandatos consecutivos, hasta 2009 cuando renunció a su banca para asumir la vicepresidencia durante la gestión de Barack Obama.

Paradójicamente en 1972, cuando se prepara para entrar en las grandes ligas de la política nacional como uno de los senadores más jóvenes de la historia, también tuvo que enfrentar una de sus mayores tragedias personales: su mujer, Nelia Hunter, tuvo un accidente de auto junto a sus tres hijos Naomi, Beau y Hunter. Nelia y Naomi (de poco más de un año) murieron en el accidente, Beau y Hunter lograron sobrevivir. Cinco años más tarde Joe se casó con Jill Jacobs y tuvieron una hija más, Ahsley. Beau Biden –veterano de guerra y exprocurador del estado de Delaware, a quien la actual compañera de fórmula de Biden, Kamala Harris, conoció mientras trabajaba en la Justicia– murió en 2015 por un tumor cerebral; el controversial Hunter Biden, por otra parte, fue usado por Trump como parte de su estrategia electoral, acusándolo de mantener negocios poco éticos en Ucrania y cuestionando el rol de Joe en esas operaciones.

Durante su tiempo como vicepresidente (2009-2017), Biden tuvo una fuerte influencia en la política exterior de la Administración Obama, especialmente en zonas de conflicto como Afganistán, Irak o Ucrania, así como en las relaciones con América latina. Por eso, muchos suponen que, en términos de relaciones exteriores, una presidencia de Biden podría ser similar a la de Obama que se caracterizó, a nivel regional, entre otras cosas por el acercamiento con Cuba.

Según Biden, la política de Trump se ha dedicado a romper los lazos de EE.UU. con la región, especialmente en temas de inmigración y la crisis política en Venezuela que, pese a las sanciones y del surgimiento de la figura de Juan Guidó, no ha demostrado ser exitosa. Por su parte, Biden prometió un Estatus de Protección Temporal (TPS) para los inmigrantes venezolanos y, según sus asesores, impulsaría una mayor presión para que Nicolás Maduro se comprometa a realizar elecciones libres y transparentes en Venezuela.

Por otra parte, uno de los principales ejes de la plataforma de Biden es el ‘Green New Deal' –Biden propone un plan de US$2 billones en infraestructura para que, a más tardar en 2050, el país alcance la meta de 100% de energía limpia y cero emisiones de carbono–, por lo que se espera que la preocupación por el cambio climático tenga repercusiones en su agenda internacional. Esto podría generar roces especialmente con Brasil, donde Jair Bolsonaro –que apoya públicamente a Trump–, ha subestimado la cuestión medio ambiental, especialmente la deforestación y los incendios en el Amazonas, que por lo pronto, ha sido uno de los obstáculos para la firma del acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea.