.
ENERGÍA

Precio del carbono en Europa alcanzó un máximo histórico de poco más de 99 euros

jueves, 15 de septiembre de 2022

Bloomberg

Foto:

El valor interno del carbono no es realmente un mercado en absoluto. Los precios oscilan entre US$1 por tonelada a US$760

Bloomberg

A mediados de agosto, el precio del carbono en Europa alcanzó un máximo histórico de poco más de 99 euros por tonelada de emisiones de dióxido de carbono. Desde entonces ha disminuido , pero esto fue un punto de inflexión para el mercado de carbono de tope y comercio de la UE, lanzado por primera vez en 2005. Según el programa, las empresas pueden intercambiar derechos de emisión por las toneladas de CO₂ que emiten, por lo que cuanto mayor sea el precio, más incentivo. tienen que reducir las emisiones del gas que calienta el planeta.

Hay otros mercados de carbono importantes en todo el mundo , mientras que más de 2.000 empresas tienen, o planean establecer, los llamados "precios internos del carbono" que asignan un valor monetario a sus propias emisiones como parte de una estrategia de descarbonización. Sin embargo, tanto en los mercados dirigidos por el gobierno como dentro de las corporaciones, no todos los precios tienen un impacto material en las emisiones. En otras palabras: no todos los precios del carbono realmente te hacen pagar.

Por ejemplo, en la región de Asia Pacífico, los mercados de carbono de los países tienen una actividad comercial relativamente baja y los precios son demasiado bajos para obligar a los grandes emisores a cambiar su comportamiento. Solo los precios de Nueva Zelanda están a una distancia sorprendente de los de Europa. Los precios de Corea del Sur son la mitad de los de Nueva Zelanda. El mercado de carbono de China no solo tiene precios muy bajos (menos de US$10 por tonelada), sino también un volumen comercial muy pequeño. India, el tercer país con mayores emisiones después de China y EE.UU., tiene solo un mercado voluntario hasta la fecha, lo que significa que no requiere que sus mayores emisores participen.

En el lado corporativo, la cantidad de empresas que están poniendo precio a su propia huella de carbono, o lo harán, se ha duplicado de 2015 a 2020. Durante ese tiempo, hay más empresas que intentan fijar un precio que las que ya lo están.

En términos de diferenciales, el precio interno del carbono no es realmente un mercado en absoluto. Los precios oscilan entre US$1 por tonelada (lo que es poco probable que influya en las decisiones empresariales incluso de la manera más marginal) a US$760 la tonelada (varias veces el precio máximo de la UE).

Tan importante como el precio interno fijado para el carbono es cómo funciona el mecanismo dentro de la empresa. Los programas de mayor impacto involucran tarifas y transacciones internas y son utilizados por empresas como Microsoft Corp. y el grupo energético español Acciona SA. Estos mecanismos requieren la transferencia real de fondos dentro de la empresa, fondos que luego se invierten en esfuerzos para reducir las emisiones de carbono. Dichos precios a menudo se fijan bastante bajos (US$15 la tonelada en Microsoft y 6 dólares en Acciona), pero eso es menos importante que el hecho de que el dinero se utilice de manera significativa.

Sin embargo, mucho más comunes son los precios sombra. Estos son utilizados por más de 500 empresas, incluidas algunas de las empresas de petróleo, gas y recursos más grandes del mundo (como BP Plc, Shell Plc y BHP Group Ltd.). Los precios sombra no implican ningún intercambio real de fondos internos. Son una herramienta de evaluación de riesgos, particularmente útil para las empresas que operan en múltiples jurisdicciones y necesitan anticipar una gama de políticas y regímenes de precios potenciales.

También existen otros mecanismos de precios internos. Los precios implícitos se calculan con base en el costo de inversiones pasadas que redujeron las emisiones o se realizaron para cumplir con las regulaciones climáticas; se aplican retroactivamente. También existen enfoques híbridos, que combinan elementos de tarifas internas y comercio o precios sombra, y compensaciones de carbono compradas a terceros, pero estos no son muy populares ni efectivos.

Independientemente de cómo se establezcan, los precios del carbono son, en última instancia, una señal para impulsar el comportamiento. Los altos precios a largo plazo llevan a las empresas a cambiar sus fuentes de combustible, cambiar sus procesos industriales y, potencialmente, reconsiderar los mercados en los que pueden operar.

En ese sentido, la amplia difusión actual de valores refleja diferentes grados de seriedad sobre el control de las emisiones a través de un precio al carbono. Con India, en particular, preparándose para pasar de un mercado de carbono voluntario a uno de cumplimiento, y con más de 1.000 corporaciones planeando poner precio al carbono, pronto podríamos ver una propagación aún mayor.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Tecnología 03/10/2022 Samsung corteja a compradores de chips de EE. UU. con avances tecnológicos

La unidad de fabricación por contrato de chips de la compañía busca triplicar sus ingresos para ese año desde el nivel de 2021

Laboral 04/10/2022 Ofertas de empleo en EE.UU. caen a 10,1 millones, el nivel más bajo desde junio de 2021

La cantidad de puestos disponibles disminuyó frente a los 11,2 millones de julio, según la encuesta del Departamento de Trabajo

Tecnología 06/10/2022 Las ganancias de Samsung caen en 32 % y empeora la caída de los chips de memoria

Las ganancias operativas cayeron un 32% a 10,8 billones de wones (7.700 millones de dólares) durante los tres meses que terminaron en septiembre

MÁS GLOBOECONOMÍA