Los futuros del crudo Brent ganaban 2,19% a US$30,28 por barril, luego de haber sufrido profundas pérdidas el día anterior

Reuters

Los precios del petróleo avanzaban con fuerza el martes, alentados por un inesperado compromiso de Arabia Saudita de aplicar más recortes de producción en junio a fin de seguir drenando los abundantes inventarios globales, que se han acumulado aún más por la crisis del coronavirus.

Los futuros del crudo Brent ganaban 2,19% a US$30,28 por barril a las 1247 GMT, luego de haber sufrido profundas pérdidas el día anterior. En tanto, los futuros del petróleo estadounidense WTI escalaban 5,1%, o US$1,23, a US$25,37 por barril.

Arabia Saudita dijo el lunes que aplicaría recortes de 1 millón de barriles por día (bpd) a su producción de junio, que se sumarán a las disminuciones globales pactadas con el grupo de exportadores Opep+. El bombeo total del reino disminuirá en 7,5 millones de bpd, un descenso de casi 40% respecto a abril.

Emiratos Árabes Unidos y Kuwait también se comprometieron a un recorte adicional de 180.000 bpd entre ambas naciones, lo que se suma a reducciones acordadas como parte de la alianza Opep+, en la que también participan Rusia y otros países.

Ambos contratos de crudo de todas formas siguieron cayendo el lunes a pesar de los anuncios, en medio de los temores a que las medidas no fueran suficientes para equilibrar un mercado en el que la demanda ha colapsado por el coronavirus y el consumo podría sufrir el impacto de una segunda ola de infecciones.

"El mercado obviamente no estaba nada seguro de que los recortes adicionales anunciados ayer (lunes) pudieran sostener los precios del crudo. Pero hoy la conclusión indica que sí, estas medidas adicionales son, naturalmente, positivas en la balanza", dijo Bjarne Schieldrop, analista jefe de materias primas de SEB Bank.

Los recortes de producción, junto con el relajamiento de algunas cuarentenas en ciertos países, han estado ayudando a elevar la demanda, lo que se espera reduzca la presión sobre la capacidad global de almacenamiento de petróleo. Aún así, nuevos brotes de coronavirus en China y Corea del Sur reactivaban las preocupaciones.

* Datos divulgados el martes indicaron que los precios a puerta de fábrica en China cayeron a su ritmo más acelerado en años, lo que exacerbó el espanto de los inversores al revelar una demanda debilitada por parte de las industrias.