El mercado petrolero sigue bajo presión, por temor a una segunda ola de infección por coronavirus que podría afectar el consumo

El Economista - Ciudad de México

Los precios del petróleo bajaron este lunes 11 de mayo a pesar de la decisión de Arabia Saudita de reducir su producción en un millón de barriles diarios más a partir de junio.

En Nueva York el barril de West Texas Intermediate (WTI) para entrega en junio perdió 2,4% a US$24,14.

En tanto el Brent del mar del Norte para entrega en julio terminó en US$29,60 en Londres, una caída de 3,5% sobre el cierre del viernes.

El Ministerio de Energía de Arabia Saudita pidió al gigante petrolero estatal Aramco que reduzca su producción en un millón de barriles diarios adicionales a partir de junio, para sostener los precios del crudo.

La decisión recortará la extracción del mayor exportador mundial a 7,5 millones de barriles diarios (mbd), señaló el ministerio en un comunicado publicado por la agencia de prensa oficial saudita SPA.

Por su parte, el ministro kuwaití de Petróleo, Jaled al Fadhel, anunció que su país reducirá su producción en 80.000 barriles diarios en apoyo de la iniciativa saudita.

En abril, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) y otros gigantes del petróleo, llegaron a un acuerdo para reducir en 9,7 millones de barriles diarios la producción de crudo a partir de mayo.

En el marco de ese acuerdo que buscaba sostener precios en caída libre, Arabia Saudita redujo a 8,5 millones de barriles su producción, su nivel más bajo en más de una década.

El mercado petrolero sigue bajo presión, por temor a una segunda ola de infección por coronavirus que podría afectar aún más el consumo.