La principal preocupación que genera la aparición de la nueva cepa es que la nueva variante es un 40%-70% más transmisible

Reuters

Pfizer Inc y Moderna Inc están probando sus vacunas para el COVID-19 en la nueva cepa de propagación rápida del virus que ha surgido en Gran Bretaña, informó el martes la cadena CNN.

Moderna espera que la inmunidad de su vacuna proteja contra las variantes de la enfermedad y realizará más pruebas en las próximas semanas para confirmarlo, dijo la compañía en un comunicado a CNN.

Por su parte, Pfizer sostuvo que está "generando datos" sobre qué tan bien las muestras de sangre de personas inmunizadas con su vacuna "pueden neutralizar la nueva cepa del Reino Unido", según el reporte.

Pfizer y Moderna no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios de Reuters.

El descubrimiento de la nueva cepa generó una ola de pánico en una pandemia que ha matado a alrededor de 1,7 millones de personas e infectado a más de 77,15 millones en todo el mundo.

La principal preocupación es que la nueva variante es un 40%-70% más transmisible.

Científicos han dicho que no hay evidencia de que las vacunas que se están implementando actualmente en Reino Unido -fabricadas por Pfizer y BioNTech- u otras inmunizaciones para el COVID-19 que se están desarrollando no protejan contra esta variante de la enfermedad.