Tras conocerse la decisión de Rusia de no apoyar a la Opep, los precios del crudo cayeron más de 3% por medidas de Moscú y Riad

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

“Rusia no está dispuesta a reducir aún más la producción de petróleo”. Estas fueron las palabras que pronunció Alexander Novak, ministro de Energía de Rusia, durante la reunión que llevó a cabo la Opep, las cuales se convirtieron en el preludio o el detonante del inicio de una guerra por el control de los precios del petróleo.

La decisión del país que dirige Vladímir Putin no sorprendió a Arabia Saudita y a los otros 12 países que conforman la Opep, ya que días previos el representante de esa nación había dicho que no estaban dispuestos a apoyar recortes de producción profundos, ya que esto sería entregarle de alguna manera parte de su mercado a Estados Unidos, el mayor productor de petróleo con 15,3 millones de barriles por día.

La negativa de Rusia no solo puso en riesgo la continuidad de la Opep, sino que impactó los precios del ‘oro negro’ que registraron una de sus mayores caídas en la historia reciente y llevó a que las acciones de las petroleras más grandes de la región tuvieran sus mayores caídas en las bolsas, siendo Petrobras (-31,37%), Ecopetrol (-25,3%) y Royal Dutch (-16,3%) las más golpeadas en los últimos tres días (ver gráfico).

Tras conocerse la decisión rusa y a medida que las plazas del sector energético caían, los precios del Brent y WTI registraron desplomes cercanos a 30%. Esto es un reflejo del peso que tienen Arabia Saudita y Rusia en el mercado petrolero, ya que ambos son los mayores productores del cartel con 12,2 millones y 11,4 millones de barriles de producción diaria, respectivamente.

Con base en esto, Germán Espinosa, presidente ejecutivo de Campetrol, recordó que “la alianza entre la Opep y Rusia ha controlado parcialmente el mercado desde 2008, una vez superada la crisis financiera. Esto es gracias a la posición dominante que posee el cartel ampliado (Opep+), que de los 100,7 millones de barriles diarios producidos globalmente, Rusia y Arabia Saudita aportan 21 millones, es decir 21% del suministro mundial de crudo”.

Lo anterior explica porqué alguna decisión que se tomé en Moscú o en Riad genera una fuerte caída en la cotización de los barriles de WTI, que cerró en US$32,74, y del Brent, que alcanzó los US$35,61 a las 3:30 p.m., según datos de Bloomberg, es decir caídas de más de 3%. Las bajas en los precios es la respuesta que tanto Rusia como Arabia Saudita esperaban tras poner en marcha sus respectivos planes, debido a que “de 2012 a 2019 la producción en Estados Unidos creció 100%, de seis millones a 12 millones aproximadamente, mientras que la producción rusa en este mismo periodo creció tan solo 14% y la árabe no ha tenido un crecimiento significativo”, dijo Espinosa.

LOS CONTRASTES

  • Ómar SuárezGte. de estrategia de renta variable de Casa de Bolsa

    “Previo a este panorama se veía que los fundamentales del petróleo estaban débiles debido a que se tenía prevista una desaceleración”.

  • Germán Espinosa Presidente ejecutivo de Campetrol

    “El interés de la Opep+ es el de controlar el mercado vía oferta, recortando los precios y estableciendo un mejor balance para su producción frente al que tiene Estados Unidos”.

Este aumento en la producción petrolera de EE.UU. no fue bien recibida por Rusia y Arabia Saudita, por lo que ambas naciones han adoptado estrategias para rebajar los precios del crudo. Esto tiene lógica si se parte de que “el breakeven de la producción de Arabia Saudita es de US$17 por barril y el de Rusia es de US$32 por barril, mientras que para Estados Unidos es de US$48 por barril. De ahí el interés de la Opep+ de controlar el mercado vía oferta, recortando los precios y estableciendo un mejor balance para su producción frente a Estados Unidos”, aseguró el experto.

Para lograr que los precios del petróleo bajen y las empresas estadounidenses pierdan por cada barril de petróleo que produzcan se ha dicho que Arabia Saudita aumentaría su producción y ofrecería descuentos de hasta 20% en ciertos mercados. Por su parte, Rusia podría aplicar medidas del mismo estilo, ya que cuenta con reservas de hasta US$170.000 millones para mitigar el impacto de la baja de los precios del crudo en su industria, según medios internacionales.

Este tipo de medidas ha llevado a que el mercado petrolero este pasando un mal momento que también se refleja en otras compañías en la caída de las acciones de Repsol, Chevron, Exxon Mobil, producto también de el creciente número de casos de Covid-19 que está causando una desaceleración económica.

Las consecuencias de este conflicto por el control del precio del crudo para Colombia
A pesar de que Ecopetrol es una de las compañías que ha registrado el mayor impacto entre las petroleras más grandes del mundo y la región, Espinosa señaló que “el país está más preparado hoy en día y la industria ha demostrado tener una gran resiliencia, se impone la sensatez, particularmente, sobre la sostenibilidad de la oferta de bienes y servicios, que es la base de la viabilidad del sector y su habilidad para generar desarrollo territorial sostenible”.