El nuevo paquete de la Casa Blanca destina más recursos fiscales que una oferta anterior de Mnuchin valorizada en US$1,6 billones

Reuters

Una reciente propuesta de estímulos fiscales por US$1,8 billones del Gobierno de Donald Trump en Estados Unidos generó el sábado críticas de republicanos y demócratas en el Congreso, lo que reduce la expectativa de que el paquete de emergencia pueda ser aprobado antes de las elecciones del 3 de noviembre.

En una carta enviada a sus colegas demócratas, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo que la propuesta del Gobierno de Trump no contenía "un plan estratégico para terminar con la pandemia de coronavirus" y otorgaba demasiada autoridad al mandatario republicano para decidir el destino de los fondos públicos.

"En este punto, todavía tenemos desacuerdos sobre muchas prioridades y los demócratas están esperando los detalles que pueda proveer la administración sobre varias disposiciones, mientras continúan las negociaciones sobre el monto total del financiamiento", indicó la carta de Pelosi.

En una conferencia telefónica el sábado por la mañana con el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y el jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, varios senadores republicanos criticaron el monto de la propuesta del Gobierno, según una fuente familiarizada con el asunto.

Mnuchin presentó la propuesta de US$1,8 billones en una conversación telefónica con Pelosi el viernes por la tarde, según la Casa Blanca.

El nuevo paquete de la Casa Blanca destina más recursos fiscales que una oferta anterior de Mnuchin valorizada en US$1,6 billones y se acerca al plan de ayuda por US$2,2 billones que aprobó la semana pasada la Cámara de Representantes, controlada por los demócratas.

Una portavoz de la Casa Blanca, Alyssa Farah, enfatizó que el Gobierno quiere autorizar un gasto fiscal adicional menor a los US$2 billones, pero desea promulgar rápido una nueva ronda de ayuda de emergencia para las personas y financiamiento a pequeñas empresas y aerolíneas.

Pelosi y Mnuchin sostuvieron negociaciones el viernes sobre el paquete fiscal por tercer día consecutivo.

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, el republicano de más alto rango en el Congreso, dijo el viernes que dudaba que los legisladores aprueben un plan de estímulos fiscales antes del 3 de noviembre, aunque no ha participado directamente en las conversaciones.

"La proximidad a las elecciones y las diferencias de opinión sobre lo que se necesita en esta coyuntura particular son bastante amplias", dijo McConnell en una conferencia de prensa.