Los inversores están monitoreando de cerca los esfuerzos en Washington para negociar un nuevo paquete de alivio del covid-19

Bloomberg

El oro aumentó a un récord de US$2.000 por onza a medida que aumentaba la especulación de que los legisladores estadounidenses avanzarían en un proyecto de estímulo, lo que podría impulsar más liquidez en los mercados y suprimir las tasas.

El oro en el mercado inmediato subió hasta 1,2% a US$2.000,58 la onza a las 12:20 p.m. en Nueva York. Los lingotes para entrega inmediata aumentaron 11% en julio, la mayor ganancia mensual desde 2012.

Los inversores están monitoreando de cerca los esfuerzos en Washington para negociar un nuevo paquete de alivio del coronavirus que muchos consideran clave para mantener a flote la economía a medida que la pandemia frena la actividad.

El oro se ha recuperado a medida que los inversores analizan un dólar más débil y rendimientos reales en mínimos en Estados Unidos. La pandemia de coronavirus provocó una cantidad de estímulo sin precedentes para apuntalar las economías, incluidas tasas más bajas, que son una bendición para el oro sin intereses. Las tensiones geopolíticas a fuego lento también están impulsando la demanda.

Las participaciones tanto en fondos negociados en bolsa de oro como de plata alcanzaron un récord la semana pasada, debido a la preocupación por las consecuencias de la pandemia en la demanda de combustibles para los refugios.

Incluso cuando el oro alcanza nuevos máximos, hay muchos pronósticos para ganancias sustanciales adicionales. Goldman Sachs Group Inc. dice que el oro puede subir a US$2.300, ya que los inversores están “en busca de una nueva moneda de reserva”, mientras que RBC Capital Markets calcula las probabilidades de un repunte a US$3.000 en 40%.