RIPE:
EL ECONOMISTA

La firma de comercio electrónico saldrá a buscar 1,000 millones de dólares entre inversionistas extranjeros para proyectos ambientales

El Economista - Ciudad de México

Inmune al parate por el que atraviesan otras grandes empresas surgidas en la Argentina y, por el contrario, impulsada por los cambios en el comercio que trajo la pandemia, MercadoLibre se embarca en un plan ambicioso, con la intención de escalar la huella ecológica y social de su negocio. La compañía fundada por Marcos Galperin sale a buscar unos 1,000 millones de dólares entre inversores extranjeros que se utilizarán para proyectos ambientales y con impacto en comunidades, además de una importante recompra de deuda.

El jueves, MercadoLibre anunció oficialmente que entró en negociaciones privadas para recomprar unos 440 millones de dólares de sus obligaciones convertibles con vencimiento en 2028. El cierre de estas transacciones está previsto para el 26 de enero. Pero, además, el plan que encara la firma incluye un monto similar, que llegaría a los 1,000 millones de dólares, con la emisión de notas sostenibles o bonos sustentables garantizados. Utilizará los fondos para financiar (o refinanciar) proyectos que contribuyan a objetivos ambientales, como el transporte limpio, conservación y preservación de tierras, eficiencia energética, energías renovables, edificios ecológicos y prevención y control de la contaminación, entre otros planes sociales elegibles.

En total, la nueva emisión es de 400 millones de dólares de notas al 2.375% con vencimiento en 2026 y 700 millones de dólares de notas al 3.125% con vencimiento en 2031.

La expansión de esta, la mayor firma argentina en capitalización de mercado, es constante. El año pasado, cerró con un valor de alrededor de 84,000 dólares, casi el doble de diciembre de 2019. Y como explicó el propio Galperin al Financial Times, continuará creciendo, al menos, una década más. "La transformación digital de las ventas minoristas aún está en una etapa temprana en América Latina", señaló.

Algunos de los proyectos de triple impacto que están en el centro de este nuevo gran plan de la plataforma de venta y pagos online están ya en marcha y además, se incluirán nuevos. La reducción del impacto ambiental, con una transformación de flota de vehículos en asociación con los fabricantes, para asegurarles pedidos de camionetas eléctricas propias y con financiación para los proveedores, es uno de ellos. La firma acaba de sumar para cuatro países de América Latina 70 utilitarios Renault Kangoo Z.E. para hacer las entregas.

La empresa, también, promueve proyectos enfocados en la conservación y regeneración de biomasa en la Amazonia, la Mata Atlántica, la Patagonia y la Riviera Maya; y la obtención de energía limpia a través de la infraestructura en el lugar y la energía fuera del lugar de compra. De hecho, MELI —su sigla bursátil— está en medio de un programa de varios años de duración, para instalar una infraestructura de energía solar y eólica para alimentar sus propias operaciones, que aspiran a ser 100% verdes en el futuro.

La reducción de desperdicios y el reciclado para los envases y envoltorios están incluidos en otros programas que se analizarán para ampliar con los fondos que se consigan en la búsqueda actual. Lo mismo ocurrirá con los programas de reducción de brecha de género, empleo joven y de adultos mayores.