Así lo dio a conocer Moody’s, que añadió que las empresas de petróleo y gas deben gestionar su liquidez en 2020

Diario Gestión - Lima

“Los actuales descensos de los precios son más bajos en severidad que la caída de precios de materias primas del 2015-16, y no los vemos como un cambio estructural en esta etapa”, dijo la agencia.

“Esperamos que las compañías de petróleo y gas gestionen activamente su liquidez en el 2020, reduciendo el gasto de capital y potencialmente reduciendo o suspendiendo las distribuciones a los accionistas en medio de un flujo de caja operativo más bajo y un acceso limitado a los mercados de capital”, agregó.

La encrucijada de la OPEP+ hace que los inversores se alejen de los activos más riesgosos y aumenta el riesgo de que los emisores de petróleo y gas de grado especulativo puedan perder acceso al mercado.

Si bien este riesgo puede tener consecuencias en la calificación para algunos emisores con perfiles de liquidez particularmente cuestionados y necesidades de refinanciación en los próximos meses, en este momento es improbable que haya una ola de acciones de calificación basadas en un restrictivo acceso al mercado.

La mayor volatilidad de los precios y la disminución de los precios de petróleo y gas natural afectan de forma más directa a las empresas de exploración y producción (E&P) y de servicios de campos petrolíferos (OFS), particularmente a aquellas que enfrentan necesidades de refinanciamiento en los próximos 6-12 meses.

Por el contrario, el sector midstream se beneficia de su baja exposición a los precios de las materias primas y de los contratos de protección para recolectar, transportar y almacenar hidrocarburos.

El sector de refinación está equilibrando el beneficio de una fuerte caída en los precios de las materias primas con la menor demanda de productos de combustible en el 2020.

El 6 de marzo del 2020, un colapso rápido y significativo en los precios del petróleo siguió al fracaso del grupo OPEP+ de naciones productoras de petróleo para acordar recortes adicionales de producción que habrían ayudado a apoyar el mercado en medio de la dislocación de la demanda debido al coronavirus Covid-19.

La disminución casi inmediata del 20% en los precios del petróleo a menos de US$ 35 el barril (bbl) tensiona toda la producción mundial de petróleo y deja un margen insuficiente para el reemplazo sostenible del producto.

El 9 de marzo, el precio del crudo de referencia estadounidense West Texas Intermediate (WTI) cayó a US$ 31 bbl y el precio internacional del crudo de referencia Brent cayó a US$ 33 bbl. La interrupción de las importaciones de gas natural licuado por parte de China relacionada con el coronavirus presiona aún más los débiles precios del gas natural en un mercado con exceso de oferta.

Además de la mayor volatilidad en los precios del petróleo y el gas para el 2020, Moody’s ahora espera que el precio promedio del WTI caiga fuera de su rango de precios a mediano plazo de US$ 50-US$ 70 / bbl en el 2020.

“Si bien es probable una recuperación moderada de precios más adelante en el 2020, suponiendo que el coronavirus está contenido y las actividades económicas comienzan a normalizarse, las realizaciones generales de los precios del 2020 seguirán siendo significativamente más bajas que el precio de referencia promedio de WTI del 2019 de US$ 57 / bbl”, explicó Moody’s.

La propagación del coronavirus ha desacelerado significativamente la actividad económica en todo el mundo, reduciendo la demanda tanto de petróleo como de productos derivados del petróleo, particularmente en la primera mitad de 2020.

“Si bien el alcance total de los costos económicos del virus no estará claro durante algún tiempo, estimamos que los productores de petróleo de EE.UU. y las compañías OFS tienen una exposición limitada a la interrupción de las cadenas de suministro por parte del coronavirus”, proyectó Moody’s.

“Nuestro escenario base supone que los hogares y las empresas en China comenzarán a reanudar su actividad normal a mediados de año. En este escenario, una recuperación total de la actividad económica y la demanda de petróleo probablemente tomará más tiempo debido al exceso de inventarios de petróleo y productos derivados del petróleo que continúan aumentando, con una lenta recuperación de los precios del petróleo esperada para la segunda mitad del 2020”, agregó.

La industria petrolera en general se beneficia de las estructuras de costos mejoradas, y muchos productores más pequeños también tienen importantes coberturas de precios del petróleo que los llevarán a través de este período. Aun así, los precios deprimidos no pueden mantenerse a mediano plazo y no apoyarán la reinversión en la producción, un paso necesario en un sector con agotamiento natural de recursos.