A partir del 11 de mayo, las escuelas reabrirán gradualmente y los negocios podrán retomar sus operaciones

Reuters

El presidente francés, Emmanuel Macron, advirtió el viernes que el fin de la cuarentena nacional el 11 de mayo solo será el primer paso para que el país empiece a dejar a atrás la crisis ocasionada por el coronavirus.

Las protestas habituales por el Día del Trabajador en Francia, que normalmente congregan a miles de manifestantes en las calles, fueron canceladas este año por la pandemia, que ha causado la muerte de unos 24.000 franceses.

"El 11 de mayo no será el día en que vuelva la normalidad. Habrá una recuperación para que la necesitamos reorganizarnos", dijo Macron en un discurso en el palacio presidencial tras reunirse con grupos de productores agrícolas. "Habrá varias fases y el 11 de mayo será una de ellas".

Los sindicatos organizaron actividades online por el Día del Trabajador, y pidieron a las personas que colocaran carteles en sus balcones para conmemorar la jornada. La policía desbarató una pequeña protesta en el centro de París.

La fecha presentó un marcado contraste con el año pasado, cuando decenas de miles de personas y activistas del movimiento de "chalecos amarillos" salieron a las calles de Francia para manifestarse en contra de las políticas de Macron.

Esta vez, Macron acudió a su cuenta de Twitter para elogiar las manifestaciones tradicionales y a los trabajadores franceses, instándoles a mantener la unidad y a ser solidarios en estos tiempos difíciles.

A partir del 11 de mayo, las escuelas reabrirán gradualmente y los negocios podrán retomar sus operaciones, después de que la nación de 67 millones de habitantes quedó sumida en un confinamiento estricto a mediados de marzo.