Los países de la región continúan su lucha contra el virus, ahora proyectan el monto que estarán dispuestos a invertir para adquirir la vacuna

Laura Sofía Solórzano C - lsolorzano@larepublica.com.co

Mientras los grandes laboratorios continúan en su carrera por el desarrollo de una vacuna efectiva para combatir el covid-19, los países de la Alianza del Pacífico ya anunciaron inversiones por US$3.600 millones para comprar las dosis.

Han surgido diferentes alternativas para los gobiernos: desde financiar directamente los laboratorios, que luego entregarían una cantidad específica de vacunas a los países que hayan contribuido; hasta vincularse a mecanismos de colaboración como el Covax.

Este último es liderado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Alianza de Vacunas (Gavi) y la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (Cepi) y conformado, inicialmente, por 89 países.

El mecanismo pretende vincular a más de 154 países; 90 con ingresos medios y bajos y 64 altos, para garantizar una distribución de la vacuna más equitativa en la que se otorgue prioridad a las personas más vulnerables. Los países contibuyen al financiamiento de la vacuna y luego se les entrega las dosis.

La OMS comentó que la meta de recaudo del mecanismo Covax para final de este año es de US$2.000 millones. Se espera distribuir un promedio de 2.000 vacunas para finales de 2021, las cuales serían repartidas con un marco de asignación, con el que se busca no dejar de lado a las poblaciones más vulnerables y con riesgo de contagio.

“Suscribir el acuerdo Covax es la mejor estrategia para distribuir las vacunas bajo criterios de vulnerabilidad poblacional, dejando relegadas influencias políticas y económicas”, explicó Johan Caldas, docente de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de La Sabana.

Colombia es uno de los países que se vinculó a este mecanismo, sin embargo, el presidente Iván Duque señaló que esto no impedirá seguir buscando gestiones bilaterales orientadas a la adquisición de la vacuna. Según informó el Ministerio de Hacienda, el presupuesto que se tiene para financiar la vacuna oscilaría entre los US$1.000 millones y US$2.000 millones.

LOS CONTRASTES

  • Johan CaldasDocente Facultad Derecho y Ciencias Políticas Unisabana

    “El acuerdo Covax es un gran ejemplo de economía solidaría que tiene por objetivo lograr crowdfunding necesario para adelantar fases clínicas de las vacunas”.

  • José Miguel SánchezDecano Economía U. Católica de Chile

    “Todos los gobiernos están conscientes de que sin vacuna no podremos retomar las actividades y seguiremos sufriendo las consecuencias de las restricciones sanitarias”.

Chile es uno de los países que además de suscribirse al mecanismo del Covax ha establecido acuerdos con laboratorios, en su caso, Pfizer y BioNtech, que le garantizarían unas 10 millones de vacunas adicionales una vez estén en circulación.

Además, ha logrado convenios de investigaciones y ensayos clínicos, por ejemplo, entre la Universidad Católica de Chile y el Laboratorio Sinovac; la Universidad de Chile y Johnson & Johnson, y la Clínica Las Condes con AstraZeneca.

“Nosotros en la Universidad Católica estamos en un convenio con el laboratorio Sinovac. Parte de los recursos los conseguimos nosotros y otra parte la pone el Gobierno. Yo creo que el Gobierno tiene que diversificar y apalancarse el los grupos de investigación relacionados con el virus”, señaló José Miguel Sánchez, decano de la Facultad de Economía de la institución.

Por ahora, según cifras del Ministerio de Salud de Chile, el país habría invertido, en promedio, US$6 millones, de los cuales, US$1 millón provendría de la Universidad Católica de Chile. Actualmente el monto total de inversión que tendrá el país no se ha dado a conocer.

México es otro de los países que se suscribió al mecanismo Covax, además, es una de las naciones seleccionadas por la OMS para realizar ensayos médicos de vacunas que ya están en fases avanzadas.

En la región, Argentina, Brasil, Chile, El Salvador y Colombia también fueron seleccionados. Las pruebas se realizarán a 4.400 voluntarios.

Según ha informado el gobierno Mexicano, se tendría presupuestada una inversión de más de US$1.200 millones para financiar la vacuna.

Perú, el tercer país con mayor número de contagios en la región, también participará en el mecanismo Covax. Sin embargo, el gobierno peruano ha extendido sus esfuerzos con otras alianzas; una, al igual que Chile, con Pfizer y BioNtech, cuya financiación le garantizaría unas 9,9 millones de dosis.

Junto con esto, el país inició una fase de ensayos clínicos a inicios de septiembre de la vacuna del laboratorio chino Sinopharm, que contaría con unos 3.000 voluntarios, resultado de acuerdos de investigación con universidades locales como la Universidad Peruana Cayetano Heredia y la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Hasta el momento, el gobierno peruano informó que tendría un presupuesto entre US$245 millones y US$400 millones para financiar la vacuna contra el covid-19 y esperaría cubrir a más de 90% de la población.

El proceso con Brasil y Argentina ha sido un poco diferente al de los países de la Alianza del Pacífico, puesto que cuentan con laboratorios propios para producir la vacuna de las multinacionales.

En el caso de Brasil, el gobierno tiene presupuestado invertir unos US$356 millones y produciría la vacuna de Sinovac, en el Instituto Butantan. Argentina la de AstraZeneca y Oxford en el laboratorio mAbxience y costaría unos US$3 la dosis. La duda es cuándo se tendrá la vacuna.

Otras inversiones para la cura contra el covid-19 y sus pruebas globales

La inversión de las grandes economías para financiar la vacuna contra el covid-19 ha sido notoria. En el caso de Estados Unidos se habla de una inversión promedio de US$1.000 millones solo destinados a la vacuna de Johnson&Johnson.

Hasta el momento el gobierno de Donald Trump habría invertido cerca de US$9.000 millones destinados a la búsqueda de la vacuna. Por ahora, la farmacéutica iniciará una prueba masiva en EE.UU. con 60.000 voluntarios, la mayor cifra de colaboradores hasta el momento.