RIPE:
EL ECONOMISTA

A septiembre del 2020 el municipio con mayor percepción de inseguridad fue Ecatepec, Estado de México, 92.8% siente inseguridad

El Economista - Ciudad de México

La percepción de inseguridad de los mexicanos se redujo en estos meses de pandemia. En marzo, cuando llegó el covid-19, el 73.4% de la población aseguraba sentirse inseguro en su lugar de residencia, para septiembre la cifra fue de 67.8 %.

El confinamiento y las nuevas reglas de convivencia económica, social y laboral impactaron de manera positiva en gran parte de los municipios y ciudades evaluados. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (Ensu) del Inegi en 34 localidades la percepción de inseguridad se redujo durante la pandemia mientras que en 50 se mantuvo igual. Sólo en un municipio aumentó la percepción de inseguridad.

A septiembre del 2020 el municipio con mayor percepción de inseguridad fue Ecatepec, Estado de México, donde 9 de cada 10 habitantes (92.8%) siente inseguridad. Otras localidades con altos niveles de inseguridad percibida son Fesnillo, Zacatecas; Coatzacoalcos, Veracruz; Villahermosa, Tabasco y Toluca, Estado de México, todos con una percepción de inseguridad mayor al 90 por ciento.

Los lugares públicos continúan a la cabeza en percepción de inseguridad: el cajero automático en vía pública, el transporte, el banco y las calles de uso concurrido son los lugares donde los mexicanos sienten más miedo.

También disminuyó la atestiguación de delitos; durante la pandemia se redujo 3.7 puntos la atestiguación de robos y asaltos, 2.6 el pandillerismo y 1.8 puntos los disparos o detonaciones.

Aunque los mexicanos perciben menor inseguridad y han sido testigos de menos conflictos y conductas delictivas durante la pandemia, no dejan de cuidarse.

A escala nacional 6 de cada 10 mexicanos asegura que dejó de portar objetos de valor por temor a ser víctima de algún delito; 5 de cada 10 no sale por la noche en su barrio y no deja que los niños y niñas menores salgan solos.

Incluso con más fuerza, sumado el temor por inseguridad a las medidas de distanciamiento social, incrementó la población que no visita amigos ni familiares: 4 de cada 10 habitantes han dejado de hacerlo.

Lea la nota completa aquí.