Estados Unidos ha reportado la mayoría de los casos de cualquier país con más de 2,5 millones

Reuters

La doctora Gopi Patel recuerda la impotencia que sintió cuando el hospital Mount Sinai de Nueva York se desbordó con pacientes con covid-19 en marzo.

La orientación sobre cómo tratar la enfermedad era escasa, y los estudios médicos se realizaban tan rápidamente que no siempre se podía confiar en ellos.

"Uno se siente muy indefenso", dijo Patel, una médica especialista en enfermedades infecciosas del hospital. "Estoy de pie frente a un paciente, mirándolos como luchan por respirar. ¿Qué puedo darles?"

Si bien todavía no hay una respuesta simple a esa pregunta, mucho ha cambiado en los seis meses desde que un coronavirus completamente nuevo comenzó a recorrer el mundo.

Los médicos dicen que han aprendido lo suficiente sobre el virus altamente contagioso para resolver algunos problemas clave en muchos pacientes. Los cambios podrían traducirse en más vidas salvadas, aunque hay pocos datos concluyentes.

Casi 30 médicos de todo el mundo, desde Nueva Orleans hasta Londres y Dubái, dijeron a Reuters que se sienten más preparados si los casos vuelven a surgir en el otoño boreal.

"Estamos bien posicionados para una segunda ola", dijo Patel. "Sabemos mucho más".

Los médicos como Patel ahora tienen:

* Una comprensión más clara de los efectos secundarios de la enfermedad, como la coagulación de la sangre y la insuficiencia renal.

* Más claridad sobre cómo ayudar a los pacientes con problemas para respirar.

* Más información sobre qué medicamentos funcionan para los distintos tipos de pacientes.

También han adquirido nuevas herramientas para ayudar en esta batalla, que incluyen:

* Pruebas generalizadas.

* Nuevos tratamientos prometedores como plasma de personas convalecientes, medicamentos antivirales y esteroides.

* Una serie de investigaciones médicas y evidencia en evolución que los médicos comparten en todas las instituciones y, a veces, entre continentes.

A pesar de un aumento constante en los casos de covid-19, impulsados ​​en cierta medida por pruebas más amplias, el número de muertes diarias por la enfermedad está disminuyendo en algunos países, incluido Estados Unidos. Los médicos dicen que tienen más confianza en el cuidado de los pacientes que en las caóticas primeras semanas de la pandemia, cuando operaron nada más que con un instinto ciego.

En junio, un promedio de 4.599 personas al día murieron por covid-19 en todo el mundo, en comparación con las 6.375 por día en abril, según datos de Reuters.

Northwell Health de Nueva York informó una tasa de mortalidad del 21% para los pacientes con covid-19 ingresados​​en sus hospitales en marzo. Esa tasa ahora está más cerca del 10%, debido a una combinación de tratamiento precoz y un mejor manejo del paciente, dijo a Reuters el doctor Thomas McGinn, director de los Institutos Feinstein de Investigación Médica de Northwell.

"Creo que todo el mundo está viendo eso", dijo. "Creo que la gente vendrá antes. Hay un mejor uso de los anticoagulantes y se están sumando muchas cosas pequeñas".

Incluso los problemas básicos, como la forma de reorganizar el espacio hospitalario para manejar una oleada de pacientes con covid-19 y asegurar el equipamiento de protección personal (EPP) para los trabajadores médicos, no implican las discusiones alocadas que llevaban mucho tiempo.

"La histeria de quién se encargaría (del personal del hospital) ya no existe", dijo la doctora Andra Blomkalns, jefa de medicina de emergencia de Stanford Health Care, un hospital de California afiliado a la Universidad de Stanford. "Tenemos un equipo completo cuyo único trabajo es obtener EPP".

Pero el mundo está lejos de estar a salvo de un virus que continúa avanzando.

Los casos mundiales de coronavirus superaron los 10 millones el domingo según un recuento de Reuters, lo que marca un hito importante en la propagación de la enfermedad que hasta ahora ha causado la muerte de casi medio millón de personas en siete meses.

Estados Unidos sigue siendo el epicentro de la pandemia, y los casos están aumentando a un ritmo alarmante en estados como Arizona, Florida y Texas.

Todavía no existe un tratamiento seguro para la enfermedad causada por el nuevo virus llamada covid-19, que a menudo comienza como una enfermedad respiratoria pero puede extenderse para atacar órganos como el corazón, el hígado, los riñones o el sistema nervioso central.

Los científicos están al menos a meses de una vacuna que funcione.

Y aunque el conocimiento médico ha mejorado, los médicos continúan enfatizando que la mejor manera para que las personas sobrevivan es evitar la infección, en primer lugar, a través de una buena higiene, cubiertas faciales e interacción grupal limitada.

El doctor Ramanathan Venkiteswaran, director médico de los Hospitales Aster en Emiratos Árabes Unidos, dijo que el covid-19 probablemente provocará cambios permanentes en la medicina y el público en general en "cosas básicas como distanciamiento social, uso de mascarillas y lavado de manos".

Aprendiendo sobre la marcha
En el campo de la medicina, el cambio puede ser lento, ya que a menudo se necesitan estudios de muchos años antes de que se modifiquen las recomendaciones. Pero los protocolos para covid-19 han evolucionado a la velocidad del rayo.

En Brasil, el Hospital Israelita Albert Einstein, con sede en São Paulo, una de las principales redes de hospitales privados del país, ha actualizado sus directrices internas para el tratamiento de pacientes con coronavirus unas 50 veces desde que comenzó el brote a principios de este año, según el doctor Moacyr Silva Junior, un especialista en enfermedades infecciosas del centro.

Esas pautas rigen preguntas como a qué pacientes se le puede algunos medicamentos, cómo manejar a los pacientes con problemas respiratorios y el uso de EPP como mascarillas, batas y guantes.

"En solo tres meses, se ha publicado una gran cantidad de trabajo científico sobre covid-19", dijo.

En Stanford Health Care, las pautas de tratamiento cambiaron casi a diario en las primeras semanas de la pandemia, dijo Blomkalns.

El nuevo coronavirus ha sido particularmente molesto para los médicos debido a las muchas veces impredecibles formas en que puede manifestarse. La mayoría de las personas infectadas experimentan solo síntomas leves similares a la gripe, pero algunos pueden desarrollar neumonía grave, accidentes cerebrovasculares y enfermedad neurológica.

Los médicos dicen que el mayor avance hasta ahora ha sido comprender cómo la enfermedad puede poner a los pacientes en un riesgo mucho mayor de coágulos sanguíneos. Más recientemente, los médicos descubrieron que el tipo de sangre podría influir en la forma en que el cuerpo reacciona al virus.

"Desarrollamos protocolos específicos, como cuándo comenzar a diluir la sangre, que son diferentes de lo que se haría para los pacientes típicos de la UCI", dijo el doctor Jeremy Falk, especialista en cuidados críticos pulmonares en el Centro Médico Cedars-Sinai en Los Ángeles.

Alrededor del 15% de los pacientes con covid-19 corren el riesgo de enfermarse lo suficiente como para requerir hospitalización. Los científicos han estimado que la tasa de mortalidad podría ser tan alta como 5%, pero la mayoría pone el número muy por debajo del 1%. Entre las personas con mayor riesgo de enfermedad grave están los adultos mayores y aquellos con afecciones de salud subyacentes como enfermedades cardíacas, diabetes y obesidad.

Si bien las tasas de infección por covid-19 han aumentado recientemente en muchas partes de Estados Unidos, el número total de pacientes estadounidenses hospitalizados con covid-19 ha estado disminuyendo constantemente luego de alcanzar un pico a fines de abril, según los CDC.

Muchos hospitales informan de su éxito al colocar a los pacientes en posición prona con el objetivo de aliviar la presión sobre los pulmones y, con suerte, evitan la necesidad de ventilación mecánica. Aunque la medida, según muchos médicos, ha hecho más daño que bien.

"Al principio, no teníamos idea de cómo tratar a pacientes gravemente enfermos cuando (ventilamos)", dijo el Dr. Satoru Hashimoto, quien dirige la división de cuidados intensivos de la Universidad de Medicina de la Prefectura de Kyoto en Japón.

"Los tratamos de la misma manera que tratamos la influenza", solo para ver a esos pacientes sufrir problemas renales, digestivos y de otro tipo, dijo.

Los hospitales dicen que el aumento de las pruebas de coronavirus, y los tiempos de respuesta más rápidos para obtener resultados, también están marcando la diferencia.

"Lo que realmente nos ayudó a evaluar a los pacientes es la disponibilidad de pruebas rápidas que llegaron hace aproximadamente seis semanas", dijo Falk, de Cedars-Sinai.

"Inicialmente, tuvimos que esperar dos, tres o incluso cuatro días para que nos volvieran a hacer la prueba. Eso realmente obstruyó las áreas covid del hospital".

Las pruebas más rápidas y amplias también ayudan a conservar el EPP al identificar a los pacientes negativos alrededor de los cuales los médicos no tienen que usar tanto equipo, dijo el doctor Saj Patel, que trata a pacientes no críticos en el Centro Médico de la Universidad de California en San Francisco.

"Se pueden imaginar cuánto PPE quemamos" esperando los resultados de la prueba, dijo.

Los hospitales de todo el mundo actuaron de forma anticipada para reestructurar las operaciones, incluidos los diseños de las plantas, para aislar a los pacientes con coronavirus y reducir la exposición a otros. No siempre fue fácil, pero los médicos dicen que están descubriendo cómo hacerlo de manera más eficiente.

"Nuestra infraestructura hospitalaria y la forma en que... manejamos a las personas que entran por la puerta es mucho más elegante de lo que era antes en la epidemia", dijo el doctor Tom Wingfield, profesor clínico en la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool, Inglaterra

"El medicamento del presidente"
Los hospitales dijeron que algunos de sus primeros presentimientos sobre los mejores tratamientos para los pacientes con covid-19 terminaron siendo incorrectos. Un buen ejemplo: el uso de la píldora contra la malaria, la hidroxicloroquina.

El medicamento cobró protagonismo en marzo, cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, comenzó a promocionarlo públicamente. Los primeros informes mostraron que podría tener algún beneficio, y los hospitales, desesperados por encontrar soluciones, comenzaron a dárselo a pacientes críticos. Pero los datos posteriores del ensayo han contado una historia diferente, lo que sugiere que el medicamento no es efectivo para el tratamiento o la prevención, e incluso podría causar daño. Otros ensayos clínicos de la droga todavía están en marcha.

La doctora Mangala Narasimhan, directora regional de cuidados críticos del Hospital Northwell en Nueva York, recordó la incertidumbre en torno a la hidroxicloroquina. El hospital lo usó temprano, pero se detuvo después de que se publicaron los estudios negativos. "Ese fue uno de nuestros pilares del tratamiento al principio", dijo Narasimhan. "No teníamos nada más".

El fuerte apoyo de Trump a la droga convirtió el debate médico en político. Eso también sucedió en Brasil, cuando el presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro apoyó ferozmente la hidroxicloroquina. El Hospital Sírio-Libanês, en São Paulo, es uno de los muchos hospitales del mundo que han dejado de usarlo.

Algunos pacientes de Sírio-Libanês se negaron a participar en ensayos clínicos que incluyeron lo que llamaron el "medicamento del presidente", dijo la epidemióloga Mirian Dal Ben, mientras que otros exigieron ser tratados con él.

Las preguntas persistentes sobre el uso de hidroxicloroquina resaltan los peligros de la ciencia en rápido movimiento.

Los hospitales normalmente confían en investigaciones completamente examinadas publicadas por revistas médicas prominentes como The Lancet y New England Journal of Medicine para señalar hallazgos médicos importantes. Pero a medida que crecía la pandemia, también crecía la cantidad de estudios no revisados ​​por pares.

El Hospital Universitario de Montpellier, en el sur de Francia, usó hidroxicloroquina en pacientes gravemente enfermos hasta que el gobierno prohibió la sustancia en mayo.

"No me arrepiento de nada al recordar las decisiones que tomamos", dijo el doctor Jacques Reynes, jefe de enfermedades infecciosas y tropicales. "Pero yo diría que, al principio, estábamos un poco en una nebulosa".

Lo que está a mano
Pero incluso si la hidroxicloroquina parece poco probable como un tratamiento eficaz con covid-19, los hospitales continúan probando nuevos medicamentos, tanto reutilizando medicamentos más antiguos como explorando nuevas terapias.

Los pacientes están siendo inscritos en cientos de ensayos clínicos de coronavirus lanzados en los últimos tres meses.

Muchos hospitales dijeron que están teniendo éxito con el uso de plasma donado por los sobrevivientes de covid-19 para tratar a pacientes recién infectados.

Las personas que sobreviven a una enfermedad infecciosa como covid-19 generalmente se quedan con anticuerpos que contienen sangre, que son proteínas producidas por el sistema inmunitario del cuerpo para combatir un virus.

El componente sanguíneo que porta los anticuerpos, conocido como plasma convaleciente, se puede recolectar y administrar a nuevos pacientes.

Los primeros resultados de un estudio en el Hospital Monte Sinaí de Nueva York encontraron que los pacientes con covid-19 grave que recibieron plasma convaleciente tenían más probabilidades de estabilizarse o necesitar menos soporte de oxígeno que otros pacientes similares del hospital.

Pero los médicos aún esperan los resultados de un ensayo rigurosamente diseñado. Y la disponibilidad de plasma varía según las regiones.

En el Hospital Henry Ford en Detroit, Michigan, "anecdóticamente todos pueden brindar historias" sobre los beneficios del plasma, dijo el doctor John Deledda, director médico del hospital.

Pero en las zonas rurales de Nuevo México, los hospitales que atienden a poblaciones en gran medida desatendidas luchan por encontrarlo.

"Hay un número limitado de bancos de sangre" que pueden suministrar plasma, dijo Valory Wangler, directora médica de Rehoboth McKinley Christian Health Care Services, en Gallup, Nuevo México.

Hasta que los datos sean más concluyentes, el plasma "no es algo que estamos buscando activamente", dijo.

Entrega a media noche
Muchos de los médicos que hablaron con Reuters eran optimistas sobre el uso de remdesivir, el único fármaco que hasta ahora ha demostrado ser efectivo contra el coronavirus en un riguroso ensayo clínico.

Se demostró que el antiviral desarrollado por Gilead Sciences Inc, con sede en California, reduce la duración de las hospitalizaciones de los pacientes con covid-19 en aproximadamente un tercio, pero no se ha demostrado que aumente la supervivencia.

Remdesivir está diseñado para deshabilitar el mecanismo por el cual ciertos virus, incluido el nuevo coronavirus, hacen copias de sí mismos y potencialmente abruman el sistema inmunológico de su huésped.

Está disponible bajo aprobaciones de emergencia en varios países, incluido Estados Unidos. Pero los suministros donados de Gilead son limitados, y la distribución y disponibilidad son desiguales.

El Dr. Andrew Staricco, director médico de McLaren Health Care, que opera 11 hospitales en Michigan, recuerda la urgencia de obtener remdesivir desde el principio. Recibió un correo electrónico del departamento de salud de Michigan el 9 de mayo, una semana después de que la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos autorizara el fármaco para su uso en el tratamiento de covid-19.

El departamento de salud dijo que había recibido un pequeño lote del gobierno federal y que planeaba distribuirlo a los hospitales locales según la necesidad. Staricco respondió, diciendo que tenía de 15 a 18 pacientes críticos, pero que recibió lo suficiente como para tratar a solo cuatro.

El medicamento era tan valioso, dijo, que los policías estatales fueron responsables de transportarlo al hospital, lo cual hicieron, dejándolo alrededor de la 1 de la madrugada siguiente.

Los funcionarios de salud originalmente ordenaron remdesivir para su uso en los pacientes más críticos. Pero los médicos luego descubrieron que obtuvieron los mejores resultados administrándolo antes.

"Comenzamos a descubrir que, en realidad, cuanto antes lo traten, mejor", dijo Staricco.

Trabajo en equipo
Gilead dijo el lunes que apunta a fabricar otros 2 millones de terapias de remdesivir este año, pero no hizo comentarios sobre cómo planea distribuir o vender esos suministros para uso de los hospitales.

La compañía ha autorizado el antiviral a varios fabricantes de medicamentos genéricos, a quienes se les permitirá vender el medicamento en más de 100 países de bajos ingresos.

Aunque se desconoce mucho sobre el coronavirus, una razón clave por la que los hospitales dicen que ahora están más preparados se debe al trabajo en equipo.

Muchos médicos describieron una especie de red no oficial de intercambio de información.

En Italia, el doctor Lorenzo Dagna, del Instituto Científico IRCCS San Raffaele de Milán, organizó conferencias telefónicas con instituciones en Estados Unidos y en otros lugares para compartir experiencias y anécdotas sobre el tratamiento de pacientes con covid-19.

Staricco de McLaren dijo que la cadena de hospitales de Michigan adoptó su política sobre el uso de anticoagulantes al observar a sus pares en el Centro Médico de Detroit y el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt.

A medida que más instituciones pusieron sus pautas en línea, muchos comenzaron a copiarlas, dijo