Inditex, el grupo textil gallego, alcanzó unas ventas totales semestrales de 8.033 millones de euros, con una caída del 37%

Diario Expansión - Madrid

Las ventas de Inditex en España cayeron un 40,8% durante el primer semestre de su ejercicio fiscal 2020-2021, hasta alcanzar los 1.277,3 millones de euros frente a los 2.161,01 millones de euros registrados en el mismo periodo del ejercicio precedente, impactadas por el efecto del coronavirus, según la información remitida por la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Este retroceso en España está en línea con la caída de las ventas globales que, no obstante, continuaron recuperándose hasta alcanzar los 8.033 millones de euros, limitando su retroceso al 37%, gracias a que en el segundo trimestre mejoraron hasta una caída del 31%, frente al descenso del 44% registrado en el primer trimestre.

En concreto, las ventas en España suponen el 14,7% de la facturación total del grupo, casi un punto menos que el 15,6% registrado en el mismo periodo del ejercicio precedente. La facturación del grupo se vió afectada en España por el estado de alarma, que empezó el 14 de marzo y que concluyó el 21 de junio, a diferencia de otros países europeos, que levantaron antes sus restricciones.

Las ventas del grupo textil en los mercados internacionales también se recortaron un 36,6%, hasta los 10.659,1 millones de euros. Así, la facturación en la Unión Europea se situó en los 2.878,05 millones de euros, en la zona euro fue de 2.368,4 millones de euros, y de 509,6 millones de euros en la zona no euro.

La facturación de la compañía en el resto del mundo cayó un 34,3% en este periodo afectado por la pandemia, hasta situarse en los 3.877,6 millones de euros.

Por marcas, las ventas de Zara, que incluye también a Zara Home, cayeron un 37,8% en el primer semestre por el impacto de la pandemia, hasta los 5.532 millones de euros.

Berskha es la segunda marca del gigante textil español en facturación, con unas ventas de 692 millones de euros en el primer semestre, lo que supone una caída del 36% frente al mismo periodo del año precedente.

Por su parte, Massimo Dutti registró unas ventas de 490 millones de euros, lo que supone un 42% menos, mientras que la facturación de Pull&Bear cayó un 33%, hasta alcanzar los 578 millones de euros; la de Stradivarius se redujo un 35%, hasta los 502 millones de euros; Oysho cayó un 30% (208 millones de euros) y Uterqüe alcanzó los 31 millones de euros, un 40% menos.

Lea la nota completa aquí.