La primera crisis financiera estuvo relacionada con los tulipanes holandeses

Tatiana Arango M. - tarango@larepublica.com.co

La primera gran crisis financiera de la historia fue la de los tulipanes en el siglo XVII. Los bulbos del tulipán se convirtieron en un valor especulativo en los que todos querían invertir. Pero su valor era muy alto: cada uno costaba 3.000 florines, es decir casi US$55.000 actuales. El apetito por los tulipanes era tal, que se empezaron a vender promesas de bulbos que se plantarían en las próximas primaveras, una actividad que fue conocida como ‘el negocio del viento’. Cuando los inversionistas empezaron a retirarse, se creó el pánico y los precios cayeron, con lo que se creó la primera burbuja bursátil de la historia.

La Compañía de Los Mares del Sur fue una empresa creada en Reino Unido para absorber y comercializar la deuda pública del Estado, principalmente la que provenía del apoyo a la Guerra de Sucesión Española. Las personas podían comprar acciones de esa empresa, una oportunidad muy atractiva si se tiene en cuenta que esta ofrecía ganancias sobre el monopolio del comercio directo con las colonias españolas. Aunque se preveía que era un gran negocio, todo era especulativo, pues se creía que en América del Sur se encontrarían grandes tesoros. Durante los primeros años, los inversionistas recibieron buenos dividendos, pero como cada vez había más personas que compraban bonos de la compañía y se lograban menos ingresos del comercio con las colonias, esta dejó de entregar utilidades. Por eso quebró en 1720 y arrastró a toda Europa a una gran recesión. La burbuja de Los Mares del Sur fue tan importante, que dejó en quiebra al Estado británico, a los bancos y a inversionistas, entre los que estaban el físico Isaac Newton.

El 26 de febrero de 1797, el Banco de Inglaterra suspendió los retiros en efectivo por la llegada masivas de solicitudes. Esto, debido a que existían rumores sobre una posible invasión francesa por parte de Napoleón. Los inversionistas empezaron a quebrar. Esta burbuja se considera el primer corralito bancario en la historia.