.
HACIENDA Las mujeres miran más el salario de otras mujeres que la brecha salarial de género
miércoles, 13 de abril de 2022

El Parlamento europeo votó anteriormente este mes que las empresas con al menos 50 empleados deberían estar obligadas a revelar datos sobre los salarios

Bloomberg

Se suponía que hacer público el salario de todo el mundo sería un gran ecualizador, pero un nuevo estudio halló que las mujeres se preocupan más por lo que ganan otras mujeres que por cerrar la brecha salarial de género.

Un informe publicado por la Comisión Europea, la rama ejecutiva de la UE, presenta un hallazgo sorprendente, aunque aleccionador: en el lugar de trabajo, las mujeres dan por sentado que ganarán menos que sus pares masculinos, y por lo tanto acuden a la transparencia salarial para verificar si su salario está en línea con el de otras mujeres en la misma empresa.

Esa conclusión podría afectar los resultados de la legislación actualmente en debate. El Parlamento europeo votó anteriormente este mes que las empresas con al menos 50 empleados deberían estar obligadas a revelar datos sobre los salarios. Las reglas aprobadas también prohíben que esas empresas restrinjan a los trabajadores el intercambio de información sobre las remuneraciones. Las propuestas están sujetas a posibles enmiendas y una decisión final antes de que se conviertan en ley, lo que puede tomar meses. Los legisladores indicaron que el objetivo era cerrar la brecha salarial de género.

“El hecho de que las mujeres reaccionen más ante las diferencias salariales cuando se comparan entre ellas, que cuando se comparan con los hombres, implica que debemos ser conscientes de este mecanismo a la hora de promover la transparencia salarial si el objetivo es empoderar a las mujeres para que reaccionen ante la brecha salarial de género”, dijo la autora Marianna Baggio, economista conductual de la Comisión Europea, en una entrevista por video el martes.

El nuevo estudio arroja dudas sobre si una mayor transparencia en sí puede solucionar la brecha salarial entre hombres y mujeres.

La investigación pedía a 1.800 personas en Alemania, España y Polonia —tres de los países más avanzados en el objetivo de adoptar una legislación de transparencia salarial—, que completaran una tarea a cambio de tokens. Durante el experimento, se les dijo a los trabajadores si estaban bien o mal remunerados en comparación con los demás.

Cuando las mujeres descubrieron que les pagaban menos que a otras mujeres, se sintieron menos motivadas para hacer un esfuerzo adicional (eso no les daría ninguna recompensa) que cuando descubrieron que los hombres ganaban más.

Una forma más efectiva de alentar a las mujeres a pedir aumentos de sueldo podría ser darles más retroalimentación sobre su desempeño, dijo la coautora Ginevra Marandola, economista del Ministerio de Economía y Finanzas de Italia.

“Quizás las mujeres necesitan aumentar su propia autoestima para sentirse con derecho a reaccionar ante la brecha salarial de género”, dijo.

El estudio también halló que los hombres tendían a esforzarse menos en una organización con líderes mujeres, lo que según Baggio podría deberse a que los hombres percibían a las mujeres como una “amenaza a su estatus”. Mientras tanto, las mujeres trabajaban mejor con gerentes mujeres.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Chile 15/05/2022 Asamblea Constitucional de Chile rechazó reformas a la minería al cierre de votaciones

La comisión de medio ambiente sometió a votación múltiples variaciones del artículo ante el pleno de la asamblea el día de ayer

Salud 15/05/2022 ¿Cómo la infección por Ómicron acelera la inmunidad de las personas vacunadas?

Los hallazgos ofrecen una señal de que los millones que contrajeron el virus probablemente no se enfermarán gravemente

Estados Unidos 15/05/2022 El atacante de Buffalo estaba bajo radar de autoridades del estado de Nueva York

Payton Gendron se entregó a la policía el sábado en el negocio de comestibles de Buffalo tras atacar 10 personas en un supermercado

MÁS GLOBOECONOMÍA