A partir de la medianoche del miércoles se impondrá la primera orden de confinamiento en un suburbio donde viven alrededor de 320.000 personas

Reuters

Las autoridades australianas ordenaron el martes el confinamiento de 36 áreas en la segunda ciudad más grande de Australia, Melbourne, en un intento de detener el aumento de los casos de coronavirus, un cambio drástico a medida que se relajan las restricciones en otras partes del país.

A partir de la medianoche del miércoles se impondrá la primera orden de confinamiento en un suburbio donde viven alrededor de 320.000 personas, según declaró el primer ministro del estado de Victoria, Daniel Andrews, en una rueda de prensa el martes.

Los residentes en los suburbios deben quedarse en casa por un período de cuatro semanas y sólo podrán desplazarse por motivos de trabajo, escuela, salud, ejercicio o para comprar alimentos.

El gobierno del estado de Victoria pidió que todos los vuelos se desvíen a otros estados para evitar el riesgo de casos importados.

"Si no tomamos estas medidas ahora terminaremos en una situación (en la que en lugar de) cerrar 10 códigos postales, cerraremos todos los códigos postales", dijo Andrews, refiriéndose a los códigos postales que cubren los 36 suburbios.

"La gente está desesperada por que esto termine, nadie más que yo, pero no es así y fingir no nos llevará al otro lado".

La vuelta al confinamiento es un revés devastador para el estado natal de casi un cuarto de los 25 millones de australianos, que adoptó unas de las restricciones más estrictas cuando el país estuvo bajo cuarentena por primera vez en marzo.

Pero mientras que la mayoría de los demás estados australianos han informado de aumentos diarios en las infecciones por COVID-19 de cero o de un solo dígito durante semanas, el de Victoria ha experimentado aumentos de dos dígitos en cada uno de los 14 días anteriores, lo que ha llevado el total nacional a su mayor número de nuevos casos desde abril.

En las últimas 24 horas hasta el martes, el estado de Victoria registró 64 nuevos casos, por debajo de los 75 nuevos casos del día anterior. En comparación, el estado más poblado, la vecina Nueva Gales del Sur, y el tercero más poblado, Queensland, no informaron de ningún caso nuevo. El país ha tenido 104 muertes por unas 7.800 infecciones.

El Gobierno de Victoria está recibiendo ayuda del personal de defensa y de los trabajadores sanitarios, incluyendo equipos que acuden a los barrios infectados y llaman a las puertas para pedir a la gente que se haga pruebas, dijo Andrews.

Se desplegará a la policía en el área, que multará a las personas que infrinjan las reglas, dijo.

"Ya hemos pasado por esto antes y ahora tenemos que volver a pasar por ello", dijo a Reuters por teléfono Lambros Tapinos, el alcalde correspondiente a varios códigos postales afectados.

"Será un impacto devastador para la gente y particularmente para los negocios locales, pero tenemos que hacerlo", añadió.