.
GLOBOECONOMÍA

La primera verdadera Cumbre de las Américas

martes, 7 de abril de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Luis Fernando Vargas-Alzate

Como se sabe, América cuenta con 35 Estados independientes. Tal cantidad de países se dividen geográficamente en dos para Norteamérica, 21 en Centroamérica y el Caribe, y 12 en Suramérica. Infortunadamente, y por múltiples causas, desde mucho tiempo atrás ha sido supremamente complejo poner de acuerdo a los 35 actores políticos del continente. Pareciera, incluso, que tal división geográfica afecta el deseo de hilvanar una conversación que los involucre a todos ellos. Bolívar, desde la década de los años 20 del siglo XIX encontraba inconveniente incluir, entre otros, a Estados Unidos y Brasil en la convocatoria del Congreso de Panamá, por ejemplo. 

Los primeros pasos del Sistema Interamericano, con el desarrollo de la Primera Conferencia Panamericana de 1888/89 estuvieron, quizá, bien orientados. Sólo República Dominicana, por problemas explícitos con la administración estadounidense, se negó a participar. Pero para la Segunda Conferencia, de 1901, ya fueron Brasil y Venezuela los ausentes. No obstante se creara en ella la Organización Panamericana de la Salud (OPS), era evidente que había tensiones en el desarrollo de este tipo de reuniones, sobre todo por el rol que Washington demostraba ejercer. 

A pesar de los pasos iniciales, considerados acertados, las Conferencias Panamericanas continuamente presentaron ausencias de alguna relevancia que impidieron dar claridad a un esquema de cooperación útil a todos los actores políticos del continente.

En 1948, con la creación de la OEA se pensó haber encontrado el mecanismo correcto para tal fin, pero la puesta en marcha del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (Tiar) ayudó poco a consolidar esa idea. Por el contrario, nuevamente el papel desempeñado por Washington generó reacciones adversas que desencadenaron en la suspensión de Cuba del foro político más antiguo del planeta en 1962. 

He ahí, por tanto, la novedad de la VII Cumbre de las Américas: por primera vez en más de 53 años se verá al presidente de Estados Unidos al lado del líder del gobierno cubano. Y hasta será posible notar un saludo protocolario entre ambos mandatarios. Algo inédito en la historia reciente de América.

Puede, entonces, decirse que independientemente de lo que trascienda con el desarrollo de la reunión de esta semana, resulta cierto que para los otros 33 líderes continentales el estrechón de manos de Obama y Castro será el que trace las líneas de acción política. Nada hay tan importante esta vez que pueda desplazar dicho acontecimiento. 

Muy a pesar de la posición radical de algunos gobiernos latinoamericanos, esta vez la mayoría de los habitantes de esta parte del mundo analiza satisfactoriamente la presencia estadounidense en Panamá. Además porque es una de las maneras de ir dejando atrás las reacciones negativas que impiden el desarrollo del diálogo político continental, tan espinoso por más de dos siglos. Esta será una verdadera Cumbre de las Américas.
 

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Hacienda 16/04/2024 FMI ve el crecimiento global de 2024 en 3,2% y proyecta el PIB de Colombia en 1,1%

La entidad internacional esperaba que Colombia creciera en 2024 a nivel de 1,3%, nuevamente actualizó su proyección a la baja

España 17/04/2024 Taqa, grupo energético de Emiratos Árabes, negocia una OPA por el total de Naturgy

Se trata de la primera empresa gasista española y la tercera eléctrica, tiene una capitalización de cercana a US$23.153 millones

EE.UU. 19/04/2024 Economistas suben proyección del PIB de EE.UU. y moderan las perspectivas de tasas

Se espera que el desempleo, actualmente en 3,8%, promediará menos de 4% este año y no excederá 4,1% hasta el 3Q de 2025