Medios como 'Financial Times', 'The Times', y 'The Economist' crean distintos modelos para asegurar su futuro cobrando suscripciones

Diario Expansión - Madrid

Los grandes diarios británicos llevan casi una década intentando convencer a sus lectores de que pagar por sus contenidos es la mejor forma de asegurarse una prensa de calidad. Financial Times, The Economist y The Times, tres de las publicaciones que más tiempo llevan cobrando, han logrado consolidar el modelo de pago y ya reciben más ingresos por parte de sus lectores que de la publicidad tradicional.

Financial Times tiene más de un millón de suscriptores, en su mayor parte digitales;The Times/The Sunday Times cuenta con 540.000; y The Economist tiene 1,2 millones de lectores que pagan por leer su revista semanalmente. "Hemos apostado por la calidad, hemos ido a un modelo premium y la gente quiere leernos", aseguraba Lionel Barber en una entrevista publicada en enero, días antes de dejar su puesto como director de Financial Times.

Los directivos de estas publicaciones no ocultan que ahora aspiran a ser un negocio de suscripciones, como lo son Netflix, Amazon Prime o Spotify, y aseguran que la llegada de estas plataformas ha ayudado a educar a muchos lectores en la necesidad de pagar para llegar a contenidos de calidad. "La calidad tiene un precio, y estamos descubriendo que hay bastante gente dispuesta a pagarla, de la misma manera que pagan la suscripción a Netflix o Spotify", aseguró John Whiterow, director de The Times, que acaba de recibir el Premio Internacional de Periodismo de El Mundo.

Además de este cambio de mentalidad, la mejora de las conexiones de banda ancha y la proliferación de los móviles de grandes prestaciones han sido también útiles para que el modelo de suscripción empiece a cuajar en la sociedad británica.

En los últimos tiempos, otras publicaciones han seguido esta senda. The Telegraph comenzó a cobrar 6 libras al mes por sus contenidos con un sistema freemium (diez artículos gratis y después exigencia de pagar una suscripción para seguir leyendo);mientras que The Guardian, que aseguró que siempre sería gratuito, ha ideado fórmulas para conseguir ingresos por parte de sus lectores. Además de aportaciones voluntarias (más de 650.000 lectores donan dinero para apoyar el proyecto), el diario ha lanzado productos de pago, como una nueva aplicación para el móvil, con el fin de estabilizar sus finanzas. El 56% de los ingresos del grupo proceden ya del área digital, según el último informe de The Guardian Media Group, que por primera vez en muchos años ganó dinero, al registrar un beneficio operativo de 800.000 libras.

Frente a estas iniciativas, la mayor parte de la prensa sensacionalista sigue siendo gratuita, como es el caso de The Daily Mail o The Sun. También la BBC ofrece sus contenidos en abierto, aunque los nuevos planes del Gobierno podrían hacer cambiar su modelo de ingresos.

A pesar de que la tendencia que van a seguir los medios está clara, la mayoría de los europeos son aún reacios a pagar por lo que leen, según datos de Digital News Report. Sólo un 9% de británicos y un 10% de españoles paga por leer noticias en la prensa de sus países. En Noruega, un 34% de la población está suscrita a uno o varios medios.

Los modelos de negocio que funcionan
'FT', pioneros del sistema de pago. Financial Times superó el millón de suscriptores por primera vez en abril de 2019, un hito que fue presentado por el diario como la culminación de su labor durante más de una década apostando por el periodismo de calidad. FT fue uno de los pimeros diarios en Reino Unido en empezar a cobrar por sus contenidos online. Su primer muro de pago nació en 2002 y en 2007 comenzó a ofrecer un sistema metered por el que daba unos cuantos artículos gratis al mes antes de pedir al lector que se suscribiera. El grupo, que tiene 580 periodistas en plantilla, se ha convertido en uno de los modelos más admirados del mundo.

Donaciones para 'The Guardian'. El diario The Guardian, controlado por una fundación, ofrece sus contenidos de forma gratuita en la web, pero en un intento por sanear sus cuentas ha empezado a solicitar donaciones voluntarias a sus lectores para poder seguir financiando su periodismo. La respuesta ha sido abrumadora y más de 655.000 lectores aportan dinero de forma recurrente (más otros 300.000 de forma ocasional), según datos del diario. Además, The Guardian ofrece la posiblidad de tener acceso a una aplicación premium para el móvil , que cuesta 5,99 libras al mes y que ofrece acceso a contenidos especiales y noticias sin anuncios.

'The Times' rompe moldes. El diario The Times (y su edición dominical The Sunday Times) empezó a cobrar por los contenidos en su web en 2010 y desde entonces ha experimentado con diversas fórmulas. Su última decisión fue actualizar la web solo tres veces al día, en lugar de constantemente, y los resultados han sido positivos. El grupo cuenta con 304.000 suscriptores online, lo que supone el 56% de los 541.000 que tiene incluyendo las suscripciones tradicionales en papel. El número de suscripciones digitales creció el año pasado un 19% y las publicaciones tienen 5 millones de lectores registrados.

'The Economist' se hace digital. La revista semanal The Economist tiene 1,2 millones de suscriptores en papel y digital, aunque el grupo está promoviendo el incremento de lectores a través de sus nuevas aplicaciones para teléfono y tableta. La revista ha lanzado también nuevos productos como Espresso, otra aplicación que ofrece un boletín diario que resume de forma breve las noticias más relevantes del día (4,99 libras al mes). Un 60% de los ingresos del grupo -333 millones en el ejercicio 2019- procede de las suscripciones, mientras que sólo un 17% de los ingresos procede de la publicidad. El grupo ha impulsado podcasts y newsletters para mejorar su oferta de productos.

'Private Eye', la resistencia del papel. Con una mezcla de sátira e información seria, y una linea editorial radicalmente opuesta al Brexit, la revista quincenal Private Eye es el "último mohicano" en la prensa británica, al negarse a lanzar una edición digital. Gracias a este modelo, la editora Pressdram mantiene estable la circulación impresa de la publicación. En el segundo semestre de 2019, alcanzó unas ventas medias de 240.505 ejemplares. Sobre esta cantidad, 151.000 corresponden a suscriptores, que pagan unas 36 libras anuales. En los ejercicios 2017 y 2018, últimos con cuentas auditadas, la compañía sumó unos beneficios netos de 9,5 millones de libras.

BBC: ¿del canon a la suscripción?. Aunque por obligación, los británicos llevan años pagando por el acceso a los medios. Cada hogar con televisión debe satisfacer el 'canon de la BBC', que el 1 de abril subirá de 154,5 a 157,5 libras anuales. Esta fórmula implica que el grupo estatal cuenta con uno 5.000 millones de libras anuales para financiar sus canales audiovisuales y digitales. Pero personas cercanas al Gobierno de Boris Johnson han empezado a sondear si es necesario un cambio de este modelo al existir ya una amplia pluralidad informativa y de entretenimiento. Una opción sería ir a un modelo de suscripción voluntaria, como el de Netflix.