La economía del país tendrá uno de los mejores comportamientos de la región este año, pero el organismo no proyectó la misma suerte para la economía mundial

Nicolás Mayorga Patarroyo - nmayorga@larepublica.com.co

La economía mundial está viviendo un momento complejo y no hay buenos aires de que la situación cambie a corto plazo, pues el pasado martes la Organización Mundial del Comercio aseguró que el crecimiento comercial para 2019 pasaría de 3% a 2,6%.

A este panorama, se suma el más reciente pronóstico de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde), que redujo su previsión del crecimiento económico mundial a 3,2%, representando una disminución de 0,1 puntos porcentuales con relación a su último informe, presentado en marzo.

Sin embargo, en medio de este contexto difícil para el mercado mundial, para la Ocde, Colombia tendrá un buen desempeño económico durante 2019 y 2020, pues proyectó su crecimiento en 3,4% para este año (0,1 puntos porcentuales más que lo indicado hace seis meses) y 3,6% para 2020. Con esta previsión, Colombia es el segundo país de la región valorado por la Ocde que más crecerá este año.

Este nuevo panorama se debe a que el organismo considera que en el transcurso del año aumentarán las inversiones y habrá bajos niveles de inflación, lo que ayudará a contrarrestar un declive en las exportaciones, que caerán 1,1% con relación a 2018.

Otras de las razones expuestas en la publicación de la Ocde, denominada “Una frágil economía global necesita una acción cooperativa urgente”, es que el crecimiento económico del país está teniendo un impulso por el aumento en la confianza del consumidor, de las empresas y de los mercados crediticios, sumado a que el flujo migratorio de venezolanos ha aumentado la demanda.

“La política monetaria es apropiada, la inflación estará cercana a los objetivos esperados, pero habrá un alto desempleo”, afirma la Ocde sobre Colombia, que para tener un mejor desempeño económico necesitará de una mayor apertura comercial y contrarrestar la informalidad del mercado laboral, que contribuiría a reducir la desigualdad.

Esta misma lectura que hace la organización internacional sobre el país, la reafirma Julián Arévalo, decano de la Facultad de Economía de la Universidad Externado, quien sostiene que si bien ha habido un crecimiento económico como consecuencia de la reforma tributaria, que fortaleció varios sectores de la economía, este no se ha visto reflejado en el mejoramiento de las condiciones en que viven los colombianos. “A pesar del crecimiento económico pronosticado por la Ocde, éste no se está traduciendo en mejorar los niveles de calidad de vida de las personas, ya que hay altos niveles de pobreza, desigualdad y desempleo, que aumentó en el primer trimestre de este año”, sostuvo Arévalo.

Por su parte, Germán Nova, profesor de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional, manifestó que “el primer trimestre ha demostrado que no hay una dinámica clara de cómo será el crecimiento económico del país, generando una incertidumbre”.

Contrario a los buenos pronósticos expresados por la Ocde frente al crecimiento económico del país, a nivel mundial la expectativa no es muy favorable, ya que este decrecerá 0,3 puntos porcentuales con relación a 2018.

Este comportamiento se debe a las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China que han instaurado un clima mundial de incertidumbre, generando que el comercio y las inversiones se reduzcan considerablemente, en especial, en Europa y Asia.

Pero no solo esta tensión comercial es la que ha minado la confianza en los negocios a nivel mundial, pues, según lo expresó Arévalo, actualmente se han incrementado las medidas proteccionistas, como las planteadas en el Brexit y por el partido Alternativa para Alemania, con fundamentos nacionalistas.

“Durante los últimos 60 años ha habido un modelo que promueve el intercambio comercial, que ha generado un mayor crecimiento económico. Sin embargo, frente a estas políticas proteccionistas, esas oportunidades desaparecen y se está condenando a los países a unas condiciones económicas mucho peores”, concluyó Arévalo.

A pesar de que la Ocde proyectó un crecimiento económico de 7,2% para China en 2019, siendo el mejor desempeño para un país durante este año, la cifra refleja una desaceleración en el país asiático, puesto que, según lo manifestó Nova, durante tres décadas su economía crecía sobre 10%.