El presidente de EE.UU. se refirió al papel de la Organización Mundial de la Salud luego de una editorial de The Wall Street Journal

María Carolina Ramírez Bonilla - mcramirez@larepublica.com.co

El pasado lunes el diario The Wall Street Journal publicó una editorial en la que cuestiona la reacción de la Organización Mundial de la Salud (OMS) a la hora de declarar que el coronavirus era una pandemia. En palabras de esta editorial se dijo: "Del 22 al 23 de enero, un comité de emergencia de la OMS debatió si declarar a Covid-19 como una "emergencia de salud pública de interés internacional". El virus ya se había extendido a varios países, y hacer tal declaración habría preparado mejor al mundo. Debería haber sido una decisión fácil, a pesar de las objeciones de Beijing. Sin embargo, el director general Tedros Ghebreyesus se negó y en su lugar viajó a China".

La decisión la tomó el 30 de enero y para los analistas hubo dos semanas que se perdieron en cuanto a reacción de los gobiernos de países como Italia y España que habrían tomado medidas con anticipación y tal vez evitar cientos de muertes.

Pues la crítica que hace el periódico estadounidense no solo se limita al tema de la declaración de pandemia sino que deja ver que la OMS está atendiendo más los intereses de China que los del mundo entero. "China inevitablemente gana más influencia internacional a medida que su economía crece. Pero, ¿por qué la OMS parece tener más miedo a la ira de Beijing que a la de Washington? Solo el 12% de las contribuciones evaluadas de los estados miembros de la OMS provienen de China. Estados Unidos aporta el 22%. Los estadounidenses en la OMS generalmente son leales a la institución, mientras que los nombrados chinos priorizan los intereses chinos o sufrirán la ira de Beijing", dice la editorial.

Y este es precisamente el punto que resaltó el presidente Donald Trump ayer cuando a través de su cuenta de Twitter dijo que "por alguna razón, está financiada mayormente por Estados Unidos y sin embargo se enfoca mucho en China. Revisaremos eso en profundidad. Afortunadamente, rechacé la recomendación de mantener abiertas nuestras fronteras con China. ¿Por qué dieron esa recomendación?".

Esto puso en vilo la ayuda económica que Estados Unidos da la OMS pues para el Primer Mandatario de este país no es coherente que se ayude a una Organización que está velando por los intereses de países específicos. Frente a las críticas la OMS no se ha pronunciado, sin embargo, ha quedado en el ambiente la politización de una entidad que debería estar libre de cualquier influencia.

The Wall Street Journal concluye con que "la influencia de China sobre la OMS ha sido organizada y consistente, mientras que la respuesta de los Estados Unidos ha sido al azar. Washington necesita un mariscal de campo para liderar la lucha contra el dominio chino en la OMS y otras organizaciones internacionales. Sin embargo, la Oficina de Asuntos de Organización Internacional del Departamento de Estado carece de un representante político".