La iniciativa llamada B4IG (Business for Inclusive Growth) es un programa que ya cuenta con 50 proyectos

Vanessa Pérez Díaz - vperez@larepublica.com.co

El presidente y CEO de Danone, Emmanuel Faber, llegó con una propuesta puntual el pasado fin de semana a la ciudad francesa Biarritz, donde estaban los líderes del G7: hacer que los representantes de 34 multinacionales con más de 3 millones de empleados e ingresos superiorres al billón de dólares prometieran tomar medidas concretas para garantizar que los beneficios del crecimiento económico se compartan más ampliamente.

A eso se le llamó Business for Inclusive Growth o B4IG, una coalición que garantizará que los beneficios del crecimiento económico se compartan ampliamente.

“Los miembros de B4IG abordarán las desigualdades de oportunidades, reducirán las disparidades regionales y lucharán contra la discriminación de género. Las empresas han identificado un paquete inicial de más de 50 proyectos ya existentes y planificados, que representan más de 1.000 millones de euros en fondos privados”, reza el comunicado. El programa de tres años será administrado por la Ocde.

El Secretario General de la Ocde, Angel Gurría, dijo: “La creciente desigualdad es uno de los mayores desafíos sociales en el mundo hoy en día, perpetuando la pobreza, socavando la cohesión social y la confianza. El crecimiento económico sostenible significa un crecimiento económico inclusivo. Significa dar a cada individuo la oportunidad de alcanzar su potencial, la oportunidad no solo de contribuir al crecimiento de una nación sino de beneficiarse de él, independientemente de sus antecedentes u orígenes".

Según explicaron, en la Ocde se creará una incubadora de proyectos público-privados que ofrecerá a las empresas acceso a la investigación de políticas reciente, para ayudarlas a lanzar y desarrollar proyectos, realizar evaluaciones de impacto y eventualmente lograr un cambio significativo.

"La incubadora B4IG será financiada tanto por gobiernos del G7 como por donantes privados. Prestará servicios a proyectos empresariales inclusivos e innovadores que requieran una fuerte colaboración entre el sector público y el privado. La incubadora catalizará y difundirá el conocimiento en torno a los modelos de negocio con mayor impacto social", explican en el comunicado.

"La OCDE ha estado documentando y haciendo sonar la alarma sobre las crecientes desigualdades de ingresos y oportunidades en los países de la OCDE durante décadas. No solo socavan la cohesión social y la confianza, sino que también obstaculizan el crecimiento, al evitar que nuestras economías aprovechen al máximo el talento de sus personas y empresas", dijo Gabriela Ramos, directora de Gabinete de la Ocde y Sherpa.