miércoles, 2 de octubre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ripe

Los accionistas de la operadora holandesa KPN aprobaron ayer la venta a Telefónica de la filial alemana E-Plus, en una operación valorada en US$11.640 millones (8.550 millones de euros), según anunció Jos Streppel, presidente del consejo de supervisión de la operadora holandesa, tras la junta de accionistas que ha tenido lugar en La Haya.

La operación contó con el 100% de los votos emitidos a favor, aunque hubo abstenciones, no se registraron votos en contra. Tras el acuerdo de venta, resta aún la aprobación por parte de Telefónica Deutschland, en la que la española controla el 76%. De esta manera, Telefónica podría crear el mayor operador móvil de Alemania por número de clientes (43,8 millones de usuarios) y el tercero por ingresos, pero con un tamaño que le permitirá competir con los dos gigantes del mercado germano Deustche Telekom y Vodafone.

La operación aún debe pasar el filtro de las autoridades de la competencia, alemanas o comunitarias, según aseguró el consejero delegado del grupo, Eelco Block. Las empresas “ necesitan la aprobación de las autoridades regulatorias y se espera que se logre para mediados de 2014”, señaló Block.

Agregó que el grupo tiene “plena confianza” en que las autoridades de defensa de la competencia darán su aprobación. Sin embargo, el supervisor alemán de la competencia aseguró hace unas semanas que la idea de reducir el número de competidores de 4 a 3 -lo que sucedería si se aprueba la fusión de la E-Plus con Telefónica- no le satisfacía.

La decisión regulatoria sobre la fusión de E-Plus y Telefonica Deutschland, será seguida con mucho interés por todo el sector en Europa, ya que si se aprueba, y se permite reducir el número de operadores, probablemente provocará “un terremoto” en el sector según aseguró recientemente Stephane Richard, el presidente ejecutivo de la francesa Orange. Telefónica acordó con KPN la venta de E-Plus el pasado mes de julio, pero posteriormente mejoró la oferta para convencer al grupo mexicano América Móvil, que con un 30% del capital de KPN es su primer accionista.

La mejora de la oferta consistió en ofrecer más participación a KPN en la sociedad resultante de la fusión de ambas filiales. Así, KPN, en vez de retener un 17,6% de la compañía fusionada, pasará a tener un 20,5%.