RIPE:
EXPANSIÓN

British Airways negocia actualmente con los sindicatos la posible supresión de 12.000 empleos en su plantilla total de 45.000

Expansión - Madrid

El grupo hispanobritánico de aviación IAG ha iniciado procedimientos legales contra la cuarentena impuesta por el Gobierno británico a los viajeros que lleguen al Reino Unido para detener la propagación del coronavirus, publica este domingo The Sunday Times.

Según el periódico, la empresa argumenta que las nuevas directrices, que entrarán en vigor mañana, lunes, y obligan a los viajeros a quedarse catorce días sin salir de casa al llegar a este país, son "desproporcionadas" y plantean muchos problemas operativos.

The Sunday Times explica que IAG, matriz de British Airways (BA), Iberia, Vueling, Level y Aer Lingus, inició el proceso para una "revisión judicial" -proceso por el que un tribunal revisa una decisión de un organismo público- el pasado viernes al remitir una carta de advertencia al Ejecutivo de Boris Johnson.

En esa misiva, firmada también por las compañías rivales easyJet y Ryanair, el grupo señala que las condiciones que se aplican a la cuarentena, cuya violación comporta multas de 1.000 libras (1.122 euros), son más duras que las que se exigen a las personas que padecen covid-19, que deben aislarse siete días.

También son más estrictas que las impuestas al principio del confinamiento en el Reino Unido el 23 de marzo, que permitían a las personas salir de casa si había algún "motivo razonable", arguye la empresa.

IAG sostiene que la cuarentena a los viajeros, que se ha impuesto "sin consultar con las aerolíneas", es "una restricción totalmente injustificada y desproporcionada" y socavará la recuperación económica.

La posición del grupo cuenta con el respaldo de la mayor parte del sector de la aviación en el Reino Unido, que pide al Gobierno que negocie corredores aéreos seguros con diferentes países para posibilitar los viajes y dinamizar el transporte y el turismo.

La BBC también informa hoy de que BA ha amenazado con despedir y luego volver a contratar con diferentes condiciones a sus 4.300 pilotos si no aceptan cambios contractuales, y de que, además, ha sumado 125 a los 1.130 puestos de piloto que dijo que quería eliminar para afrontar la crisis por el coronavirus.

British Airways negocia actualmente con los sindicatos la posible supresión de 12.000 empleos en su plantilla total de unos 45.000 a fin de reducir gastos mientras el sector se recupera del efecto económico de la pandemia.