.
INDUSTRIA Escasez de semiconductores lleva a cierres de fábricas de productores de vehículos
viernes, 20 de agosto de 2021

Toyota anunció que recortará la producción mundial para septiembre en un 40% con respecto de su plan anterior, afectando 14 plantas

Reuters

Grandes fabricantes de automóviles, como Toyota y Volkswagen, hicieron esta semana nuevas advertencias sobre la escasez de semiconductores, que no tiene visos de remitir.

Después de verse obligados a cerrar plantas el año pasado por la pandemia, los fabricantes de automóviles se enfrentan ahora a una dura competencia con la electrónica de consumo para conseguir chips cuando hay trastornos en la cadena de suministro mundial.

Los problemas recientes ocurren a medida que aumentan los casos de COVID-19 en los países asiáticos que albergan fábricas de automóviles y plantas de chips, como Japón, Filipinas, Tailandia, Vietnam y Malasia, lo que ha llevado a imponer restricciones para evitar la propagación del virus.

La empresa japonesa Toyota, gracias a una política de almacenamiento de chips que se remonta a una década, al terremoto de 2011 y al desastre nuclear de Fukushima, había logrado evitar en gran medida los recortes de producción.

Pero el mayor fabricante de automóviles del mundo por volumen de ventas dijo el jueves que recortará la producción mundial para septiembre en un 40% respecto de su plan anterior, lo que afectará a 14 plantas en Japón y otros lugares, incluyendo la mayoría de sus fábricas norteamericanas.

Los automóviles dependen cada vez más de los chips para todo, desde la gestión informática de los motores para mejorar el ahorro de combustible hasta las funciones de apoyo al conductor, como el frenado de emergencia.

La alemana Volkswagen también dijo el jueves que no podía descartar más cambios en la producción.

"Actualmente esperamos que el suministro de chips en el tercer trimestre sea muy volátil y ajustado", dijo a Reuters el segundo fabricante de automóviles por volumen, detrás de Toyota.

Ford Motor Co dijo esta semana que cerrará temporalmente su planta de ensamblaje de Kansas City, donde arma su camioneta F-150, la más vendida y la más rentable.

La china Geely Automobile Holdings Ltd advirtió de que el reciente deterioro de la oferta de chips y el resurgimiento de los casos de COVID-19 podrían suponer una "amenaza significativa" para sus resultados de ventas en los próximos meses.

Si bien Volkswagen dijo que esperaba que la situación mejorara a finales de año, algunos fabricantes de automóviles han advertido que la crisis de los chips se prolongará hasta 2022, ya que las anteriores esperanzas de la industria de una rápida resolución se desvanecieron hace tiempo.

Mientras numerosas líneas de producción de automóviles estadounidenses están paradas, al menos en parte, un trío de senadores demócratas pidió al gobierno taiwanés más ayuda para solucionar la escasez de chips, según una carta revisada por Reuters.

Pero incluso cuando se soluciona un bache en la cadena de suministro, aparecen otros, lo que dificulta un flujo constante de chips y deja a los fabricantes de automóviles pendientes de limitar los daños, empujando los componentes disponibles hacia sus modelos más rentables.

"La situación sigue siendo fluida", dijo la directora ejecutiva de General Motors Co, Mary Barra, en una conferencia telefónica el 4 de agosto, señalando el impacto de eventos como el actual pico de COVID-19 en Malasia

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Bolsas 20/09/2021 Miedo a burbuja inmobiliaria china sacude bolsas y pasa la cuenta al precio del petróleo

Las acciones se desploman en todo el mundo y estallan las ofertas refugio como consecuencia de los problemas de Evergrande

Salud 19/09/2021 Brasil ahora cuenta más de 150.000 casos de covid en un día por cambios en recuento

Dos estados han experimentado saltos inusuales de casos en los últimos días debido a los cambios en el recuento federal de casos

Salud 21/09/2021 Nueva York vuelve a ser sede de la Semana de la ONU mientras se teme pico de covid

La Asamblea General de las Naciones Unidas de este año no será un salvavidas económico, y la variante delta todavía está en auge

MÁS GLOBOECONOMÍA