RIPE:
EL ECONOMISTA

La información de Banxico muestra que la cuenta corriente del segundo trimestre del año alcanzó un superávit de US$5 millones

El Economista - Ciudad de México

En el segundo trimestre del año, en medio de la incertidumbre mundial por la pandemia del covid-19 y la reducción de la calificación soberana del país y de Pemex, se presentó la mayor liquidación de títulos de deuda de México en el mercado de dinero para un periodo similar desde 1995, evidencian cifras del Banco de México (Banxico).

Entre abril y junio, los inversionistas deshicieron posiciones en renta fija por US$8,710 millones. Cifra ligeramente superior a los US$8,046 millones que salieron en todo el primer semestre del 1995, en la crisis del Tequila.

La liquidación del segundo trimestre del 2020 queda registrada como el momento en que “en un plazo muy corto se presentaron aumentos importantes en las primas de riesgo así como una depreciación significativa del peso”.

Periodo en el que “el país enfrentó un incremento considerable en la aversión al riesgo global, la caída de los precios del petróleo y reducciones en la calificación soberana y de Pemex”, consignó el banco central en la cuenta financiera reportada en la Balanza de Pagos.

En el semestre
Al revisar las estadísticas del Banxico, se puede ver que la corrida de capitales del segundo trimestre fue mucho más profunda de la aversión que traían los inversionistas sobre los títulos mexicanos al arrancar el año. Así, al primer semestre, los tenedores deshicieron posiciones por 14,235 millones de dólares.

De acuerdo con el Director de Investigación Económica en el think lab veracruzano SAVER, Luis Pérez Lezama, al reducirse la tasa se redujo el margen de las inversiones “pero le tocaría al gobierno que se generen políticas ambiciosas para atraer capitales productivos”.

Aparte, el especialista en política monetaria, Raymundo Tenorio, consignó que no se trata solo de haber perdido rentabilidad del mercado de dinero, también se ha perdido la confianza de los empresarios que lejos de ver un fortalecimiento del respeto al Estado de derecho y del fomento de condiciones de competencia, están enfrentando un deterioro del ambiente para hacer negocios.

Cuenta corriente
La información de Banxico muestra que la cuenta corriente del segundo trimestre del año alcanzó un superávit de US$5 millones; aunque marginal, es el primer registro positivo que se observa en la balanza de pagos desde el 2010.

El banco central explica este resultado por “el profundo impacto que tuvieron la pandemia y las medidas adoptadas para evitar su propagación sobre la actividad económica global”.

De acuerdo con los datos del Banxico, el saldo de la cuenta corriente fue de 0.0% del PIB. En el semestre el saldo de la cuenta corriente fue deficitario en 0.4% del PIB, resultado que contrasta con el déficit de 1.1% del Producto observado en el mismo periodo del año pasado.

Remesas compensaron
El superávit que se registró en el trimestre, refleja claramente la fuerza de las remesas, consignó el especialista de Saver, ya que fueron el único componente positivo de la balanza de pagos, que entre abril y junio sumaron 9,892 millones de dólares, un alza anual de 4.1 por ciento.

El propio Banco de México explica: “sobresale que, a pesar de las afectaciones sobre la economía global, el envío de remesas al país ha mostrado resiliencia resultando incluso en un saldo de la balanza de ingresos secundario ligeramente superior al observado en el mismo trimestre del 2019”.