Se trata de la desconexión y cese operativo de la Central Tarapacá, de 158 MW, que inicialmente estaba previsto para mayo de 2020.

Diario Financiero - Santiago

En el marco del plan acordado entre las empresas y el Gobierno para ir retirando progresivamente las centrales a carbón de operación, la italiana Enel concretó la salida de su primer plantel equivalente a 25% de la capacidad que funciona con esta tecnología.

Se trata de la desconexión y cese operativo de la Central Tarapacá, de 158 MW, lo cual inicialmente estaba previsto para mayo de 2020.

“El cierre de Central Tarapacá es un paso significativo en nuestro camino por liderar la transición de Chile hacia una matriz cada vez más limpia y sostenible. Un paso más en el recorrido que comenzó hace 10 años con una apuesta por las energías renovables en Chile, que avanzó con la devolución voluntaria al Estado de los derechos de agua de proyectos que no encajaban con la realidad del país y que hoy continúa con el plan de cierre de plantas a carbón y con el compromiso de aumentar las inversiones para construir nuevos proyectos renovables y promover nuevos usos de la electricidad”, dijo en un comunicado Paolo Pallotti, gerente general de Enel Chile.

El ministro de Energía, Juan Carlos Jobet, dijo que “este fue un año que para nuestro sector ha estado marcado por la búsqueda de acuerdos y consensos para avanzar hacia una matriz energética más sustentable”, lo que se plasmó -por ejemplo- en el plan de descarbonización y un compromiso adicional anunciado en el marco de la COP 25.