Los expertos de Citigroup advierten hoy de un posible "shock simultáneo y sin precedentes en la demanda mundial de petróleo"

Expansión - Madrid

El regreso de los inversores alcistas al mercado del petróleo ha resultado efímero. El pasado martes el barril de Brent reacción con subidas del 8% al derrumbe históricos del día previo, cuando se hundió un 24% al saltar por los aires el acuerdo de política de recortes de producción entre la Opep y Rusia.

La caída en picado del precio del petróleo, hasta los US$31 el barril, cambió drásticamente las expectativas de producción de un sector con un creciente protagonismo en el mercado: la industria estadounidense del 'shale oil'. Sus propios promotores anticipan un drástico recorte de producción de petróleo no convencional al no poder garantizar la rentabilidad de sus operaciones con precios tan bajos.

Pero las medidas cada vez más excepcionales que están adoptando los distintos gobiernos para intentar contener la pandemia del coronavirus obliga a los analistas a revisar constantemente sus estimaciones de demanda de crudo. Medidas como el cierre de todos los negocios en Italia y la suspensión de vuelos entre EE.UU. y Europa hablan pos sí solas del impacto que tendrá en la economía. Las alertas de recesión se multiplican, y los analistas se ven obligados a recalcular sus estimaciones de demanda de crudo en este escenario.

Los expertos de Citigroup advierten hoy de un posible "shock simultáneo y sin precedentes en la demanda mundial de petróleo" a causa del coronavirus, en un contexto de aumento de la producción a raíz del choque entre Arabia Saudí y Rusia.

El precio del petróleo retomó ayer la senda bajista, con descensos finales en el barril de Brent del 3,84%, hasta los US$35,79. En la sesión de hoy el desplome cobra mayor fuerza aún, y roza por momentos el 6%, en línea con las caídas que han llegado a registrar las Bolsas europeas.

La nueva espiral bajista hunde la cotización del barril de Brent hasta los US$33, cerca de un 10% por debajo ya del cierre del pasado martes, y más cerca de los mínimos registrados el pasado lunes, cuando llegó a tocar los US$31.

A comienzos de semana, en medio del 'shock' por el mayor derrumbe del precio del petróleo desde 1991, analistas como los de Goldman Schs y Bank of America vaticinaron que el barril de Brent podría bajar incluso de la barrera de los US$30 debido a que el aumento de producción de Arabia Saudí (hasta los 12,3 millones de barriles diarios) y Rusia se producirá en plena caída en picado de la demanda debido a los efectos del coronavirus.

Según Goldman, el resultado podría ser un excedente de suministro de crudo de unos 1,2 millones de barriles diarios en el tercer trimestre.

La cotización del barril tipo West Texas, de referencia en EEUU, se une al desplome con caídas hasta los US$31.