.
ESTADOS UNIDOS Jefe del ejército de Myanmar desafía al presidente Biden y apuesta en firme por China
lunes, 1 de febrero de 2021

China instó a buscar soluciones acordadas y dialogadas entre EE.UU y Myanmar, mientras gana territorio en toda la región asiática

Jonathan Toro/Bloomberg

Al tomar el poder el lunes, los generales de Myanmar le están proporcionando al presidente estadounidense Joe Biden una prueba temprana de sus esfuerzos para contrarrestar el atractivo del modelo autoritario de China en Asia.

El jefe del ejército, Min Aung Hlaing, que se enfrentaba a una edad de jubilación obligatoria este año, ya enfrenta sanciones de Estados Unidos y Reino Unido debido a una brutal represión contra los musulmanes rohingya que ha dado lugar a acusaciones de genocidio.

Mientras tanto, Beijing le ha mostrado respeto: en una reunión el mes pasado con el general de 64 años, el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, llamó a los dos países "hermanos" y elogió la "revitalización nacional" de los militares.

"Si bien el golpe sin duda vendrá con costos, el ejército claramente los ve como asequibles", dijo Sebastian Strangio, autor de "In the Dragon's Shadow: Southeast Asia in the Chinese Century". "Los acontecimientos recientes en el sudeste asiático han demostrado que con el creciente poder de China y el retroceso democrático en Occidente, Estados Unidos y otros países occidentales ya no tienen la autoridad moral o los medios económicos y políticos para establecer la agenda normativa en la región".

Una parte clave de la estrategia de Estados Unidos para contrarrestar el ascenso de China ha sido un esfuerzo por unir a las democracias en Asia para que respalden una región "libre y abierta" que contrasta con el régimen de partido único de Beijing. Sin embargo, los defensores de la democracia en lugares como Malasia y Tailandia han perdido terreno sin consecuencias bajo la presidencia de Donald Trump, cuyo propio intento de revocar los resultados de las elecciones estadounidenses provocó que una turba mortal asaltara el Capitolio.

Aunque el estatus de la líder derrocada de Myanmar Aung San Suu Kyi como un ícono de la democracia se ha visto afectado debido a su defensa de las acciones del ejército contra los rohingya, todavía tiene aliados clave en el Congreso. Suu Kyi, quien fue detenido junto con otros líderes clave, emitió un comunicado en el que pedía a los 55 millones de habitantes del país que se opusieran al retorno a la "dictadura militar".

Biden ahora enfrenta un dilema al diseñar una respuesta que castigue a los generales de Myanmar sin dañar a la población en general, que sufrió las sanciones impuestas en 1990 antes del cambio del país hacia la democracia.

La Casa Blanca ya ha amenazado con tomar medidas si el ejército no revierte el rumbo y probablemente se verá sometida a más presión para actuar: el senador demócrata Bob Menéndez, presidente entrante del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, pidió "sanciones económicas estrictas" contra Lideres militares.

La reacción de China fue silenciosa. El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Wang Wenbin, llamó a Myanmar un "vecino amistoso" e instó a todas las partes a "gestionar adecuadamente las diferencias". A fines del año pasado, China era el segundo mayor inversor de Myanmar detrás de Singapur con 21.500 millones de dólares en capital extranjero aprobado. Beijing también representa aproximadamente un tercio de todo el comercio de Myanmar, aproximadamente diez veces más que EE. UU.

Sin embargo, China tendrá cuidado de evitar hacer algo que pueda alienarla con los partidarios de Suu Kyi. Durante su visita el mes pasado, el canciller Wang se reunió con Suu Kyi y habló sobre cómo podrían cooperar en una serie de proyectos de inversión que conectan el continente con el Océano Índico.

'Quemado antes'

"Para los chinos, la política birmana es muy volátil y muy impredecible", dijo Yun Sun, director del Programa de China en el Centro Stimson. "China ha sido quemada antes".

Otras naciones asiáticas también cubrirán sus apuestas. Si bien el Reino Unido, Australia, Canadá y la Unión Europea se han unido a los Estados Unidos para condenar a Myanmar, la reacción de los países de la región fue más moderada.

La mayoría de los países asiáticos continuaron haciendo negocios con Myanmar mientras estaba gobernado por una junta, y en los últimos años Japón y otras naciones han invertido en el país como una base de fabricación alternativa a Tailandia.

El ejército de Myanmar ha mantenido una mano dura incluso después de su transición a la democracia hace más de una década. El lunes dijo que la toma de poder cumplía con la constitución, que permite a los generales tomar el poder durante tiempos de "emergencia" vagamente determinados.

Democracia naciente

Pero la expectativa de democracia ha crecido entre su población relativamente joven. Desde 2011, Myanmar ha abierto industrias como la exploración energética, los seguros y la banca a la participación extranjera, al tiempo que ha liberalizado el sector de las telecomunicaciones para permitir que millones de personas accedan a teléfonos móviles e Internet por primera vez. También levantó las draconianas reglas de censura.

Las declaraciones de los militares mostraron una conciencia del cambio más amplio en la sociedad, enfatizando que los movimientos no se oponían a la democracia. Prometió celebrar elecciones "libres y justas" después de que expire el estado de emergencia en un año.

Aun así, se movió rápidamente para anunciar un nuevo gabinete, algunos de los cuales habían servido como ministros bajo gobiernos anteriores respaldados por militares. Una transmisión de televisión estatal el lunes por la noche anunció al nuevo ministro de Relaciones Exteriores como el predecesor de Suu Kyi, Wunna Maung Lwin, mientras que el exministro de Finanzas Win Shein fue reinstalado en ese puesto.

Si bien aún no está claro qué tan fervientemente resistirá la población al ejército, el lunes algunos residentes de la ciudad más grande del país vieron la medida como un claro paso atrás. Aung Kyaw Oo, profesor de una escuela privada en Yangon, dijo que es probable que los pobres sean los que más sufran si Estados Unidos y otros imponen sanciones a Myanmar.

"No soy un gran partidario de la LND, pero creo que veremos un mayor desarrollo de nuestro país sólo bajo un gobierno civil", dijo, refiriéndose al partido Liga Nacional para la Democracia de Suu Kyi. "Myanmar no puede seguir adelante y progresar bajo el régimen militar".

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Venezuela 14/05/2021 Venezuela requiere US$58.000 millones para restaurar su producción de petróleo

La petrolera estatal venezolana Pdvsa necesitaría ese monto en inversión para reanimar sus bombeos de crudo a niveles de 1998

México 13/05/2021 ¿Qué detonó la queja de EE.UU. por los derechos de trabajadores de GM en México?

El miércoles, la administración Biden pidió una investigación sobre las acusaciones acerca de que fueron negados los derechos de trabajadores

Energía 13/05/2021 Precios crudo caen por crisis covid-19 en India y reanudación de oleoducto en EE.UU.

El crudo Brent perdía US$1,7, o 2,44%, a US$67,63 el barril a las 1115 GMT, después de haber ganado un 1% el miércoles

MÁS GLOBOECONOMÍA