Economistas esperan que el BCE amplíe su programa de compra de activos de emergencia por US$1,6 billones para finales de año

Bloomberg

El Banco Central Europeo no está contento con las perspectivas de inflación y decidirá "reunión por reunión" si se necesitarán más estímulos monetarios, dijo el economista jefe Philip Lane en una entrevista con el Wall Street Journal.

Lane señaló que los datos que llegarán durante las próximas semanas ayudarán a los responsables políticos a tomar una decisión, evitando una pregunta sobre si los pronósticos actualizados en diciembre podrían ser un detonante.

"No me concentraría en ninguna reunión", dijo Lane. "No es el caso de que solo veamos las rondas de proyección formales".

Los economistas esperan que el BCE amplíe su programa de compra de activos de emergencia por 1,35 billones de euros (US$1,6 billones) para finales de año. Los responsables políticos han discrepado públicamente sobre si se necesita más apoyo, con el miembro de la Junta Ejecutiva Fabio Panetta argumentando que el riesgo de hacer demasiado es menor que ser "demasiado tímido" y el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, advirtiendo contra la presunción de que el banco central actuaría.

La tasa de inflación de la zona del euro ha sido negativa desde agosto, y el BCE prevé que la medida subirá al 1,3% en 2022, muy por debajo de su objetivo de poco menos del 2%.

"El nivel de inflación actual sigue estando muy lejos de nuestro objetivo", dijo Lane al WSJ. "No creemos que sea una perspectiva de inflación satisfactoria".

Los miembros del Consejo de Gobierno de Italia y Eslovaquia reiteraron su opinión.

Ignazio Visco dijo en una entrevista separada con Il Corriere della Sera que la política monetaria "debe ser expansiva y permanecer así durante mucho tiempo".

"A través de nuestra política monetaria podemos intervenir de manera efectiva para derrotar la deflación", dijo.

Peter Kazimir dijo al periódico Hospodarske Noviny que el BCE hará "todo" para levantar la inflación.

Lane dijo que aunque la economía de 19 naciones continuará recuperándose en el cuarto trimestre, la producción al final del año seguirá estando un 5% por debajo del nivel de fines de 2019. "Lo que es cierto es que la próxima fase va a ser más dura", dijo.

El tipo de cambio es solo un factor en la evaluación de la economía, dijo. Igualmente importantes son la recuperación "significativa" de China, una mejora de las perspectivas de la economía mundial que beneficiará al sector manufacturero de la zona del euro y un importante apoyo político en todo el mundo.

“El tipo de cambio es importante, pero el problema global más grande es el estado de la demanda global, y eso se ha recuperado quizás mejor de lo esperado”, dijo Lane.