RIPE:
EL ECONOMISTA

En su comparación interanual, la facturación de agosto cayó 28.7%, luego de retroceder 31.3% en julio, 41.1% en junio y 59% en mayo

El Economista - Ciudad de México

En el contexto de la nueva normalidad, durante agosto pasado las ventas de automóviles nuevos atenuaron su ritmo de mejora mensual, al crecer 5.8% a 77,092 unidades con respecto a julio, luego de tres meses de avances a doble dígito tras haber fondo en abril pasado por la cuarentena del Covid-19, de acuerdo con las cifras divulgadas por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi).

En su comparación interanual, la facturación de agosto cayó 28.7%, luego de retroceder 31.3% en julio, 41.1% en junio y 59% en mayo, con lo que la industria automotriz confirmó que persiste la crisis del sector y que la tendencia de recuperación de las ventas se ha ralentizado.

La expectativa de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (Amda) para el mes de agosto era lograr la venta de 81,112 vehículos ligeros nuevos, por lo que la facturación alcanzada fue 5% inferior a la prevista.

Julio A. Santaella, titular del Inegi, recordó que las ventas al público de la industria automotriz fueron de 34,903 vehículos durante el confinamiento de abril y se recobraron hasta 77,902 en agosto. “No obstante, esta recuperación parece perder vigor”, pues la caída pasó de 64.5% durante el cuarto mes del año y de 31.1% en julio, y ahora de 28.7% en agosto.

De acuerdo con cifras del Inegi, la industria dejó de vender 30,966 unidades con respecto a igual mes del 2019, y el monto registrado en agosto es el más bajo para un mes igual desde el 2011.

El registro del mes pasado confirma la gravedad de la crisis que atraviesa el mercado automotor mexicano, que registra 38 meses con resultados adversos desde julio del 2017 y que la pandemia ocasionada por el Covid-19 ha recrudecido, aseveró Guillermo Rosales, director de la Amda.

Las marcas automotrices mantuvieron caídas superiores al promedio del mercado nacional, como el caso de Ford en 45.1%; Volkswagen en 36.9%, y FCA en 35 por ciento.

En el acumulado enero-agosto del 2020, las empresas de la industria automotriz han vendido 586,410 vehículos ligeros nuevos, lo que significa una caída de 31.4% con relación a lo registrado en el mismo periodo de 2019.

En términos de niveles, se trata de la menor cifra desde el 2011, cuando se vendieron 557,342 automóviles y en cuestión de variaciones, se trata de una similar a la observada durante la crisis del 2009, cuando la caída fue de 31.2 por ciento.

En el reporte de ventas, la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) informó que, durante los primeros ocho meses del año, Nissan se mantiene como la líder del mercado mexicano al poseer una cuota de 20.4% de los 77,092 autos vendidos; seguido por General Motors, con el 16.4%; Grupo Volkswagen, con el 13%, Toyota con 8.5% y KIA con 7.5 por ciento.

De acuerdo con cifras recientes de la confianza empresarial manufacturera al mes de agosto, se observa un retroceso de 1.6% con respecto al mes inmediato anterior, lo que contrasta con la recuperación observada durante julio con respecto al mes de junio, que fue del orden de 4.7 por ciento.

En la comparativa anual, el indicador de la confianza empresarial, explicó la AMDA, continúa en zona negativa de 22.6%, mientras que en el rubro manufacturero de equipo de transporte, el retroceso fue aún mayor presentando una caída anual 29.4% y de 1.5% contra mes inmediato anterior, similar contraste con el avance presentado en julio que fue de 5.6%. “Este indicador plantea un panorama complejo hacia cierre del año, con la disminución de confianza empresarial en cuanto el entorno económico futuro del país y de las empresas”, refirió.