Más de tres millones de personas ayer salieron a las calles de las principales capitales del mundo para exigir medidas contra el cambio climático.

María Paula Aristizábal Bedoya - maristizabal@larepublica.com.co

Hoy comienza la Asamblea General de la Organización de la Naciones Unidas (ONU) donde se reúne buena parte de 193 líderes mundiales para debatir la compleja coyuntura actual que vive el mundo, enmarcada en tensiones comerciales, inestabilidades políticas y fantasmas de recesión económica.

El tema de este año está concentrado en impulsar esfuerzos multilaterales para “la erradicación de la pobreza, la calidad de la educación, la acción contra el cambio climático y la inclusión”. Precisamente, con estos últimos temas se dio la antesala a la reunión, abriendo otro frente complejo en materia de discusión. Ayer, más de 5.000 actos en cerca de 150 países se unieron en una sola voz para protestar por las consecuencias del cambio climático.

LOS CONTRASTES

  • Amanda StarbuckDirectora Programas Greenpeace Andino

    “Nuestros líderes políticos deben mejorar los objetivos nacionales de acción climática para 2020. En pocas palabras, deben hacerlo, el mundo se está muriendo”.

Inspirados en Greta Thunberg, una activista sueca de 16 años, y en su movimiento #FridaysForFuture, millones de estudiantes y trabajadores en cientos de países, incluyendo Colombia, exigieron medidas urgentes contra el calentamiento global. Según datos reseñados por Reuters, tres millones de personas hasta el mediodía de ayer habían salido a las calles para manifestar. “Las marchas empezaron en las islas de Oceanía y el Pacífico, y continuaron en Europa, África, Oriente Medio y América, con multitudes en Londres, París, Bruselas, Berlín, Varsovia, Estocolmo, Helsinki, Beirut, Nairobi, Ciudad del Cabo, Santiago de Chile y Ciudad de México”, indicó Reuters.

En el caso de Colombia los jóvenes se reunieron desde las 4:00 p.m. de ayer en la Plaza de Bolívar para hacer un plantón en pro del cambio climático, siendo esta la tercera convocatoria hecha bajo el movimiento #FridaysForFuture. Los dos anteriores se hicieron el 15 de marzo y el 24 de mayo.

"Los gobiernos, las ciudades y los pueblos deben reconocer la urgencia y tomar medidas inmediatas y significativas para ponerle fin al uso de combustibles fósiles disruptivos y garantizar una transición justa y equitativa que apoye a las comunidades y trabajadores afectados por el cambio climático. Un plan de acción que incluya plazos y objetivos reales y concretos en los mandatos gubernamentales actuales y los procesos intergubernamentales", señaló Amanda Starbuck, directora de programas de Greenpeace Andino.

Nueva York fue un foco importante de la protesta mundial pues es ahí donde se reunirán los líderes de los países miembros de la ONU. Un informe del Banco Mundial señaló que el cambio climático amenaza a las personas más pobres del mundo y si no se toman medidas concretas, podría llevar a la pobreza a más de 100 millones de personas en los próximos 15 años. El Banco también señaló que para 2050, 143 millones de habitantes de África al sur del Sahara, Asia meridional y América Latina se podrían convertir en migrantes climáticos, al buscar lugares con mejores condiciones para vivir. También ayer, la Ocde alertó que los impuestos a los combustibles no son suficientes para reducir la contaminación del aire.

Para los líderes ambientalistas la solución es clara: reducir el uso de combustibles fósiles y el consumo de carne. “Las empresas deben transformarse y evolucionar hacia energías más limpias”, dijo Starbuck. Agregó que "nuestros líderes políticos, para demostrar su compromiso, deben mejorar sus objetivos nacionales de acción climática para 2020 y reducir a la mitad las emisiones globales para 2030. de este modo podrán darnos la mayor oportunidad de frenar los peores impactos de la crisis climática. En pocas palabras, el mundo está muriendo", concluyó.