Analistas dijeron que estaban observando de cerca los esfuerzos de los legisladores estadounidenses por aprobar un nuevo paquete de estímulos económicos

Reuters

Los precios del crudo bajaban del martes y extendían las pérdidas de la sesión anterior, luego de que el estado de California declaró medidas de confinamiento más estrictas para la Navidad y después de que los casos de coronavirus continuaran aumentando en Estados Unidos y Europa.

Los futuros del petróleo Brent perdían 43 centavos, 0,23%, a US$48,58 el barril a las 1218 GMT; en tanto que los futuros del crudo WTI de Estados Unidos cedían 22 centavos, o 0,48%, a US$45,54 el barril. Ambos contratos retrocedieron alrededor de 1% el lunes.

Los precios del petróleo fueron brevemente impulsados por la noticia de la primera vacunación contra el covid-19 fuera de un ensayo clínico en el mundo. Una mujer de 90 años en Reino Unido recibió la fórmula desarrollada por Pfizer y BioNTech el martes, aunque los inversores rápidamente pasaron a enfocarse en la fuerte caída de la demanda de combustible.

A nivel global, un drástico incremento de los casos de coronavirus ha generado una serie de nuevos confinamientos, incluyendo medidas estrictas en el estado de California, en Alemania y en Corea del Sur.

"La situación derivada de la pandemia continúa siendo muy paralizante en algunos lugares en Estados Unidos y partes de Europa. Esto está impactando en la confianza en la demanda en el corto plazo", explicó Lachlan Shaw, jefe de consultorías de materias primas de National Australia Bank.

El lunes, California ordenó que buena parte del estado cerrara las tiendas y que las personas permanecieran en sus casas, en una medida que se extenderá por al menos dos semanas.

Francia podría tener que retrasar el relajamiento de algunas de sus restricciones, según fuentes del Gobierno, luego de señales de que la tendencia a la baja de nuevos casos de covid-19 se está disipando luego de que se permitiera la reapertura de algunas tiendas a fines del mes pasado.

Analistas dijeron que estaban observando de cerca los esfuerzos de los legisladores estadounidenses por aprobar un nuevo paquete de estímulos económicos. El plan se considera necesario para impulsar la creación de empleo, y por ende, del consumo de energía.