La entidad explica que es necesario no retirar los apoyos sociales de manera apresurada y velar por el empleo será primordial

Laura Sofía Solórzano C - lsolorzano@larepublica.com.co

La pandemia, sin duda, ha causado grandes estragos en todas las economías del mundo incrementando problemáticas como la pobreza, el desempleo o la desigualdad, y según explican Futoshi Narita y Gabriela Cugat, economistas del departamento de estudios del Fondo Monetario Internacional (FMI), los países emergentes serían los más perjudicados.

Los expertos señalan que los avances que las economías en desarrollo habían logrado antes de la pandemia podrían perderse, por ejemplo, en materia de ingresos, educación y brechas de genero o edad.

Para fortalecer su tesis, los economistas analizaron la capacidad de una persona para trabajar desde casa y la caída del PIB esperada para la mayoría de los países del mundo.

Entre los hallazgos se encontró que la capacidad de trabajar desde casa es mucho menor para las personas de bajos ingresos que para las de altos ingresos. Con lo que el riesgo de perder los trabajos habría empeorado la distribución de los ingresos.

El FMI estima entonces que el posible efecto del covid-19 en la distribución de los ingresos sería mucho mayor al de otras pandemias; aumentaría la desigualdad y las personas con ingresos altos recibirían porcentajes mayores al ingreso total de la población. Además, el bienestar podría caer 8% en los mercados emergentes y los países en desarrollo.

Para responder a esto, los economistas proponen varias soluciones: invertir en programas de reentrenamiento y readaptación a los empleos; ampliar el acceso a internet y promover la inclusión financiera, mayor flexibilidad con los criterios para dar seguros de empleo y no levantar la asistencia social de forma prematura.