.
GLOBOECONOMÍA Con Petroperú, continúa la apertura al sector privado en los países de la Alianza del Pacífico
martes, 25 de marzo de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Cynthia de Benito - cbenito@larepublica.com.co

Con la apertura de 49% de sus acciones a inversionistas privados, Petroperú confirmó la tendencia que se muestra en otros dos países de la Alianza Pacífico (AP), México y Colombia, que le apuestan a la entrada de capital privado en sus mayores empresas del sector de hidrocarburos.

La petrolera peruana, que además de producir petróleo también lo refina para producir carburantes, aspira a mejorar sus cifras actuales, que a último trimestre de 2013 arrojaron un volumen de 96.700 barriles por día, que contribuyeron a aportar 2,9% del PIB de 2013, correspondiente a hidrocarburos y minería. A ese fin se debate en el parlamento de ese país la Ley 30130, que le otorga a Petroperú 270 días para remodelar la empresa de forma que cumpla los parámetros para recibir capitales privados.

De conseguir el capital ajeno, Petroperú podría acometer una de sus más urgentes inversiones, la modernización de la refinería de Talara, para la cual el Estado peruano otorgará garantías que ascienden a US$1.000 millones. La Ley establece, no obstante, que será necesaria la contratación de un banco de inversión para que la compañía pueda comenzar a emitir 49% de sus acciones en la Bolsa de Valores de Lima (BVL).

“Cuando hay inversiones privadas, extranjeras o no, básicamente aportan capital y experiencia, lo que debería favorecer el precio de activos que cotizan en bolsa. El mensaje que se envía al mundo es que cuando alguien importante decide invertir en el país es que las oportunidades de rentabilidad son muchas”, explica Diego Franco, analista de hidrocarburos en bolsa de Asesorías e Inversiones. Es precisamente el mensaje que intentan lanzar desde la gran petrolera mexicana, Pemex. En diciembre de 2013, la compañía estatal fue testigo de un cambio en sus reglas de juego a través de una reforma constitucional que abre la explotación de yacimientos a los competidores que lo deseen.

Aunque desde el departamento de prensa de Pemex se especifica que aún no existe un marco legal definido al respecto, la prensa mexicana recoge que Pemex ya habría solicitado en la llamada Ronda Cero (primera parte del proceso) a la Secretaría de Energía (Sener) 83% de las reservas de hidrocarburos y 31% de los recursos prospectivos nacionales, aunque no se cierran a alianzas con otras empresas.

“Pemex conservará lo que ha venido explotando y se abren posibilidades de asociación. Se busca potenciar capacidad del país y explotar sus recursos. La entrada podrá hacerse a través de contratos, producción compartida o venta compartida. Todas las posibilidades están abiertas”, señalan desde el departamento.

El Gobierno mexicano calcula que, con el nuevo marco normativo, aumentará 1% el crecimiento económico del país hasta 2018 y se generarán 500.000 nuevos empleos en el próximo sexenio. Se superaría entonces la producción actual, de 2,5 millones de barriles al día, que sustentan 7,6% del PIB.

Pero según destaca Jorge Bendeck, presidente de Fedebiocombustibles, el caso de México es distinto, puesto que no se trata de una privatización como tal, sino que es el territorio el que se abre.

Una empresa estatal recurre al sector privado dependiendo de algunas circunstancias. Si quiere mejorar su capacidad administrativa o si teniendo una buena capacidad administrativa tiene necesidad de recursos financieros para crecer. “En Petroperú el Estado lo hace porque consigue recursos financieros necesarios para entrar en actividades de riesgo, como la exploración”, señaló Bendeck. Ecopetrol, por su parte, explica, tiene muchísimos campos que están siendo manejados por empresas privadas y no necesita atraer más capital, y por último México tiene que invertir inmensas cantidades de dinero para explotar más petróleo, que es una de sus mayores urgencias.

Ecopetrol es la tercera en discordia, toda vez que las industrias petrolera y del cobre de Chile, Enap y Codelco, no tienen en perspectiva dejar de ser 100% públicas. La compañía colombiana lidera hasta el momento la participación privada, que supone 11,5% del total. Con 788.000 barriles diarios, obtiene unas ganancias que le permitirían dirigir su atención a las posibilidades abiertas en México y Perú, donde las sinergias energéticas parecen propicias para la AP.

Perú busca mejorar su nota hasta la AAA
La llegada de más inversión privada a Petroperú va en línea con una serie de pasos que llevarían al país a mejorar su nota de calificalificación de +BBB al preciado escalón de la A, que actualmente solo poseen Chile y México dentro de la región.

Según un informe elaborado por E&Y y el ministerio de Relaciones Exteriores, el crecimiento del PIB de 5% este año, sumado al aumento de los niveles de inversión, menos vulnerabilidades fiscales, baja inflación y las políticas macroeconómicas lograrían la subida de nota.

Las opiniones

Diego Franco
Analista hidrocarburos en asesorías e inversiones

“Con la apertura ganan más las nacionales. El beneficio es mayor porque la asociación ayuda con capital, tecnología y experiencia”.

Jorge Bendeck
Presidente de Fedebiocombustibles

“Aunque parezcan casos similares, cada empresa acude a la inversión privada por necesidades diferentes. A veces es positivo y a veces no”.

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Estados Unidos 14/09/2021 Warren pide a Reserva Federal que disuelva a Wells Fargo tras el impacto regulatorio

La Fed debería ordenar a la compañía que desarrolle un plan para garantizar que sus clientes estén protegidos durante la transición

Tecnología 13/09/2021 China pide a gigantes tecnológicos que dejen de bloquear a rivales de otros sitios web

El ímpetu regulador ha reducido el valor de mercado de algunas de las mayores empresas del país en miles de millones de dólares

Argentina 15/09/2021 Gobierno argentino enfrenta crisis luego de que ministros amenazaran con renunciar

Esto implica una crisis en la coalición oficialista, que sufrió una paliza al obtener 30% de los votos de las elecciones de medio término

MÁS GLOBOECONOMÍA