.
ESTADOS UNIDOS Cómo un salón de uñas en un aeropuerto es la primera línea de la vigilancia del covid
domingo, 5 de junio de 2022

XpresSpa Group, empresa que ofrece manicure y masajes a los viajeros, cerró sus 50 locales para abrirse al mercado de pruebas covid

Bloomberg

A través de una asociación con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y la firma de biología sintética Ginkgo Bioworks Inc., XpresSpa lanzó una operación de vigilancia para buscar variantes nuevas y emergentes de Covid entre los viajeros internacionales. Durante los últimos ocho meses, el trío ha evaluado a decenas de miles de pasajeros que llegan de más de 15 países de todo el mundo. A pesar de las reglas que requieren que los viajeros produzcan un resultado negativo de covid para ingresar a los EE. UU., la colaboración encuentra rutinariamente tanto casos positivos como nuevas mutaciones.

En un mundo en el que el virus no conoce fronteras, Ezra Ernst, director ejecutivo del negocio de pruebas del spa, XpresCheck, llama a esto “una forma de protección fronteriza”.

El programa se ha convertido en un raro ejemplo de cómo el gobierno y la industria privada trabajan juntos de manera productiva durante la pandemia, tanto que el proyecto se ha expandido y se está discutiendo como una forma de monitorear diferentes amenazas biológicas en el futuro.

Los viajes globales han hecho que covid sea casi imposible de contener. Algunos de los primeros casos en los EE. UU. y Europa se remontan a pasajeros que trajeron el virus en avión desde China. Nuevas mutaciones han surgido repetidamente desde entonces, corriendo por todo el mundo en semanas, si no días. Al darse cuenta de que cerrar las fronteras no iba a detener a cvid, muchos países se han centrado en una vigilancia en tiempo real como esta para prepararse para lo inevitable.

Durante gran parte de la pandemia, EE. UU. estuvo lamentablemente atrasado en la búsqueda de mutaciones. Países como Israel, Reino Unido y Japón ya habían estado secuenciando genomas virales en centros de viajes. Más recientemente, la administración de Biden señaló planes para invertir en estos esfuerzos, otorgando a los CDC $ 1,75 mil millones del Plan de Rescate Estadounidense para expandir las capacidades de secuenciación genómica ahora y en los próximos años.

El proyecto de vigilancia del aeropuerto financiado por los CDC se diferencia del de otros países en que se basa en la participación voluntaria de los viajeros. El personal del aeropuerto de XpresCheck ofrece pruebas gratuitas de Covid a los pasajeros internacionales en el reclamo de equipaje y en las líneas de taxis en la ciudad de Nueva York, Nueva Jersey, San Francisco y Atlanta. Aquellos que optan por participar se realizan una prueba de PCR en el acto y reciben un kit en el hogar para volver a realizar la prueba unos días después.

Los hisopos se envían a la red de más de 60 laboratorios de Ginkgo, con sede en Boston, que agrupa hasta 25 muestras para su análisis. En la primera semana de enero, en medio de un aumento de viajes y casos festivos, 46% de esas pruebas agrupadas resultaron ser positivas. Durante una semana de abril, 15% de las piscinas dieron positivo. A través de genomas virales positivos, el programa ha identificado hasta ahora la entrada de varias subvariantes de omicron en los EE.UU.

“Si me pregunta si estamos listos para la próxima pandemia, mi respuesta es no, no lo estamos”, dijo Renee Wegrzyn, quien dirige la innovación en Concentric by Ginkgo, el negocio de bioseguridad de la compañía. “Pero hemos mejorado en esta pandemia”.

El proyecto se puso en marcha hace más de un año cuando Ernst contactó a los funcionarios del gobierno sobre el uso del negocio de pruebas en los aeropuertos como parte de la respuesta del gobierno a la pandemia. El momento fue fortuito: los CDC ya estaban buscando formas de mejorar sus sistemas de detección de virus. La mayor parte del trabajo de búsqueda de mutaciones en el primer año de la pandemia se realizó a través de un mosaico de esfuerzos en universidades y hospitales en lugar de a través de una red de laboratorios coordinados (o financiados) por el gobierno federal.

El CDC firmó un programa de prueba de concepto de 8 semanas por $2 millones en agosto pasado en el que XpresCheck se asociaría con Ginkgo en tres aeropuertos de EE.UU. Luego vino el omicrón. El CDC dio luz verde a una expansión del programa en noviembre para identificar rápidamente la nueva variante. Dos muestras tomadas en el aeropuerto de Newark a los pocos días de la expansión del proyecto descubrieron el primer caso estadounidense de la subvariante BA.2 y el primer caso norteamericano de BA.3, 43 días antes de que se informara en otras partes del continente.

“Todo el mundo estaba buscando omicron y estábamos posicionados para hacerlo”, dijo Cindy Friedman, jefa de la Rama de Salud de los Viajeros de los CDC. “El sistema funcionó, punto final”.

El CDC considera que el programa es fundamental para el futuro de la biovigilancia de EE. UU. Identificar una nueva variante o subvariante puede ayudar a informar las medidas de prevención y desarrollar tratamientos de mejor rendimiento, dijo Friedman. Y así, la agencia de salud más que duplicó su inversión a US$5.6 millones en enero. Las compañías se están expandiendo a más aeropuertos de EE. UU. y están probando nuevos proyectos, como eliminar el "jugo azul", un término amigable para el agua del inodoro, de los aviones en su búsqueda de mutaciones de covid y quizás eventualmente otras enfermedades virales como la viruela del mono.

Muchos países están comenzando a cerrar este tipo de proyectos. Israel, que previamente había enviado muestras positivas de covid obtenidas en los aeropuertos para ser secuenciadas, eliminó sus requisitos de prueba en mayo. Friedman dijo que ve la colaboración de EE.UU aún más importante a medida que otras naciones revierten los esfuerzos de secuenciación. “No veo que este proyecto de vigilancia del aeropuerto desaparezca pronto”, dijo.

XpresCheck y Ginkgo también están en discusiones activas con otros países para expandir el servicio en el extranjero. A medida que la fase de crisis de la pandemia se ha desvanecido, las empresas impulsadas por ella han luchado por mantener altos los precios de sus acciones. Desde que los socios anunciaron que habían identificado BA.3 el 13 de diciembre, las acciones de Ginkgo han bajado 65 %, mientras que las de XpresSpa han caído 57 %. Esperan que el crecimiento de sus servicios de vigilancia proporcione un impulso.

Más allá del potencial comercial, Taj Azarian, epidemiólogo genómico de la Universidad de Florida Central, considera que el monitoreo del aeropuerto es una herramienta crítica de salud pública a largo plazo. “Este enfoque habría sido valioso en el pasado con otras enfermedades”, dijo, señalando la propagación transfronteriza del zika y la tuberculosis. El objetivo final, según Azarian, sería ampliar las capacidades de vigilancia de los aeropuertos para que los países puedan detectar otros patógenos y amenazas nunca antes vistas.

El CDC, XpresCheck y Ginkgo comparten esa visión. Ginkgo ya está desarrollando nuevos paneles de secuenciación que pueden evaluar simultáneamente una muestra frente a múltiples patógenos, como la gripe y el sarampión.

“Sé que la gente está fatigada y quiere seguir adelante”, dijo Ernst, “pero tenemos que convencer a la gente de que siga prestando atención para evitar que vuelva a suceder”.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Energía 04/07/2022 Los precios del gas se disparan en Europa al agudizarse los problemas de suministro

Los industrias que dependen del insumo han tenido que aumentar los precios a sus consumidores finales

Vivienda 04/07/2022 Las ventas de mayo apuntan a que el frenesí de compras en Hamptons ha terminado

El fin de las hipotecas baratas, dicen los corredores, ha comenzado a afectar los hábitos de gasto de aquellos que no las necesitan

México 01/07/2022 La compañía Google lanza News Showcase en México para pagar por las noticias

La compañía planea sumar a 200 medios de comunicación en México. Los primeros serán grandes grupos editoriales, medios de diferentes estados, prensa escrita, nativos digitales, medios locales e independientes.

MÁS GLOBOECONOMÍA