RIPE:
EXPANSIÓN

Según la investigación, iniciada a comienzos de marzo, Jason C. Nielsen intentó elevar el precio de las acciones de Arrayit Corporation

Expansión - Madrid

La crisis del coronavirus ha destapado varias estafas en Wall Street que aprovechaban la incertidumbre de la pandemia para distribuir información falsa e influir en el valor de determinadas empresas, la mayoría de ellas de baja capitalización bursátil.

Entre otros, el regulador de los mercados de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) ha acusado a un tráder de penny stock (acciones de bajo valor en Bolsa) en California de diseñar un esquema fraudulento en una empresa de biotecnología al hacer cientos de declaraciones engañosas en un foro de inversión online, incluida una afirmación falsa de que la compañía había desarrollado un análisis de sangre covid-19 «aprobado».

Según la investigación de la SEC, iniciada a comienzos de marzo, Jason C. Nielsen intentó elevar el precio de las acciones de Arrayit Corporation utilizando publicaciones online para alentar a los inversores a comprar títulos, sin explicar su gran posición en Arrayit o sus planes para vender títulos mientras otros estaban comprando. Nielsen también dio, supuestamente, la falsa impresión de una alta demanda de acciones de Arrayit al realizar y posteriormente cancelar varios pedidos relevantes de compra de títulos en una táctica conocida como falsificación.

De acuerdo con la acusación de la SEC, Nielsen ganó unos US$137.000 en seis semanas, antes de que el regulador suspendiera temporalmente la negociación de Arrayit el 13 de abril.

"Nielsen participó en múltiples formas de engaño para explotar a los inversores en medio de la pandemia de Covid-192", dijo Erin E. Schneider, directora de la Oficina Regional de San Francisco de la SEC.

Vulnerabilidad

Las autoridades bursátiles explican que las entidades de muy baja capitalización son especialmente vulnerables a las estafas conocidas como pump and dump (inflar y vender) porque su información pública suele ser limitada.

En otra iniciativa de la SEC, el organismo ha ordenado la congelación de activos contra cinco personas y seis entidades por un supuesto plan fraudulento que generó más de US$25 millones en ventas ilegales de acciones en varias empresas de microcapitalización, incluidas cuatro firmas cuyas operaciones fueron suspendidas en Bolsa: Sandy Steele Unlimited, WOD Retail Solutions, Bioscience Neutraceuticals y Rivex Technology.

La acusación de la SEC alega que, desde enero de 2018 hasta que se destapó el fraude, el ciudadano canadiense Nelson Gomes, en colaboración con el también canadiense Michael Luckhoo-Bouche y otros, vendió acciones de manera ilegal, en operaciones a menudo impulsadas por campañas promocionales que, en algunos casos, incluían información falsa y engañosa diseñada para capitalizar fraudulentamente la pandemia de covid-19. Por ejemplo, las supuestas promociones incluyeron afirmaciones de que Sandy Steele podría producir máscaras faciales de calidad médica y que WOD Retail contaba con quioscos automatizados para que los minoristas los usaran en respuesta a la pandemia de covid-19.

Las estafas relacionadas con el coronavirus no sólo afectan a Wall Street. La Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) ha iniciado una campaña para alertar a los consumidores de fraudes que, entre otras cosas, ofrecen pruebas de detección del virus a domicilio o alegan recaudar fondos para donaciones.