Transporte aéreo internacional de carga y componentes electrónicos fueron los sectores que menos crecieron.

María Paula Aristizábal Bedoya - maristizabal@larepublica.com.co

La guerra comercial que se libra entre Estados Unidos y China, la expectativa por la ejecución o nueva negociación del brexit que logre Boris Johnson, las medidas proteccionistas de los países con la imposición de nuevos aranceles, entre otro sinnúmero de factores, están golpeando uno de los principales motores de la economía mundial: el comercio de bienes y mercancías.

Estos eventos golpean de manera directa las ventas internacionales, generando efectos negativos respecto a las expectativas de crecimiento que se preveían, incluso, a comienzos de año.

LOS CONTRASTES

  • Carlos SepúlvedaDecano de Economía de la Universidad del Rosario

    “La economía mundial tiende a crecer. Hay que ver los flujos comerciales, dependiendo del crecimiento cómo se comportan. Es muy difícil prever cómo va a actuar el índice en los próximos meses”.

  • José Roberto ConchaDirector del Consultorio de Comercio Exterior Icecomex

    “El desarrollo tecnológico seguirá creciendo y la demanda por los productos electrónicos debe volver a aumentar porque eso se volvió parte del común de las personas”.

Así lo revela un informe sobre el comercio de mercancías en el primer trimestre de este año, elaborado por la Organización Mundial de Comercio (OMC), donde se muestra una desaceleración en el crecimiento del comercio global. La manera de explicar este escenario es mediante el Barómetro de comercio, que estudia seis segmentos de esta actividad sobre un puntaje promedio de 100. Anteriormente, este barómetro era conocido como el Indicador de las Perspectivas del Comercio Mundial, y la edición más actualizada mostró que los dos sectores que tuvieron un crecimiento menor, con cifras por debajo de 100 puntos, fueron: transporte aéreo internacional de carga (91,4) y componentes electrónicos (90,7).

Expertos en la materia, indicaron que el origen del puntaje de los componentes electrónicos radica en la guerra comercial que hoy se vive entre Estados Unidos y China. “La situación para los productos electrónicos sigue muy complicada. Si bien Trump acaba de posponer por 90 días más el permiso a las empresas que negocian con Huawei, de todas formas, eso genera temores y las empresas buscarán salidas diferentes a esta marca. Sin embargo, considero que el desarrollo tecnológico seguirá creciendo y la demanda por los productos electrónicos debe volver a aumentar porque eso se volvió parte del común de las personas”, señaló José Roberto Concha, director del Consultorio de Comercio Exterior (Icecomex).

En la misma línea, Julián Arévalo, decano de Economía de la Universidad Externado de Colombia, explicó que “parte de la guerra ha estado centrada en todo lo relacionado con Huawei y las denuncias de espionaje que EE.UU. ha estado haciendo a China a través de los teléfonos. De tal modo, que hay tensiones fuertes para compañías estadounidenses e incluso europeas que negocien con Huawei. Estamos hablando de uno de los gigantes tecnológicos, así que no es ninguna sorpresa que este sea uno de los sectores que se haya visto fuertemente afectado por esta guerra comercial”.

El segmento de transporte de contenedores registró 99 en el índice de la OMC, siendo el único cuyo puntaje se aproximó al 100 previsto, seguido por contratos de exportación (97,5), materias primas agrícolas (97,1) y producción y venta de automóviles (93,5).

Carlos Sepúlveda, decano de Economía de la Universidad del Rosario, afirmó que la dinámica del indicador es una consecuencia del “tema comercial y la incertidumbre que generan las tensiones de política comercial entre Estados Unidos y China y una eventual recesión de la economía cambiaria. Lo cual hace que los inversionistas sean un poco más cautos. Además, una crisis más profunda ante el uso de herramientas de los bancos centrales lleva a que todos los agentes sean más prudentes”.

Pese a que el panorama de la OMC no es positivo, Sepúlveda explicó que él tomaría como referencia las proyecciones del FMI y del Banco Central. “La economía mundial tiende a crecer, ahora, hay que ver los flujos comerciales dependiendo del crecimiento cómo se comportan. Es muy difícil prever cómo va a actuar el índice en los próximos meses”.

Diálogos generan expectativa

Según Arévalo, hay una alta expectativa de que Donald Trump y Xi Jinping lleguen a algún tipo de acuerdo. “En estos días Trump dijo en Twitter que sería deseable una conversación directa con Jinping, por supuesto, el tema central de esas conversaciones sería la guerra comercial. Así, la pérdida de dinamismo del comercio se seguiría dando en caso de que esta guerra se profundice. En el caso hipotético de que llegaran a un acuerdo, algo de este proceso podría revertirse, aunque es poco probable en este momento”.

Concha aseguró que “los anuncios de diálogos y negociaciones perturba a los mercados. Trump también ha dicho que va a posponer los diálogos hasta el próximo año para evitar los compromisos con muchos importadores sobre los pedidos de fin de año”.

Colombia no se vería afectada por la guerra comercial si se protege ante la crisis
Hay canales que impactan al país, sin embargo, Sepúlveda señaló que “el crecimiento en Colombia respecto al comercio internacional es mucho más positivo, vamos a crecer a una tasa mucho mayor a lo que crece la región. Todo depende de la eventual magnitud de un freno de la economía, si lo hay, o de una guerra comercial más intensa. Tenemos que seguir trabajando en brindar confianza para así blindarnos un poco más frente a los choques externos”.