De acuerdo con un análisis del FMI, la región podría contraer su crecimiento y las proyecciones de principio de año no se cumplirán

Paola Andrea Vargas Rubio - pvargas@larepublica.com.co

Luego de que los gobiernos de Nicaragua y El Salvador confirmaran los primeros casos de Covid-19 en sus territorios, se puede afirmar que en todos los territorios del continente americano se está combatiendo este virus que ha cobrado la vida de más de 10.000 personas y ha dejado más de 270.000 enfermos alrededor del mundo.

La exponencial cifra de contagios llevó al FMI a analizar los efectos del Covid-19 en los países de América Latina y el Caribe. En su análisis, el organismo internacional demostró por medio de un gráfico que Canadá, Estados Unidos y las naciones de América Latina varían en su preparación para la pandemia del Covid-19. Según la publicación, Colombia, Perú y Paraguay no están preparados para enfrentar a este patógeno.

Las prioridades políticas por el patógeno
Según Wemer, “la principal prioridad es garantizar que los gastos de primera línea relacionados con la salud estén disponibles para proteger el bienestar de las personas, cuidar a los enfermos y retrasar la propagación del virus. En países donde existen limitaciones, la comunidad internacional debe intervenir para evitar una crisis humanitaria”. Las medidas del mercado fiscal, monetario y financiero serán clave para mitigar el impacto económico y los bancos centrales deben supervisar y estar preparados para dar una gran liquidez al sector financiero.

Los territorios mejor preparados para enfrentar esta lucha son Canadá y Estados Unidos, seguidos de estos se encuentran México, Brasil, Chile y Chile. Estas conclusiones se basan cálculos propios del FMI, en el índice de seguridad sanitaria mundial y datos actualizados del portal worldometers.info.

Estas alarmas y los casos que día a día aumentan han llevado a que la lucha contra este patógeno sea en diferentes frentes que van desde el económico hasta el social. Por ello, los gobiernos de los diferentes países han dado a conocer medidas como el cierre de fronteras, la suspensión del ingreso de viajeros internacionales, entre otras que tienen como objetivo no replicar la situación que enfrentan Italia y España actualmente.

Estas estrategias y la desaceleración de las grandes potencias han generado que el futuro económico de la región se torne turbio, por lo que los gobiernos han anunciado varias estrategias que buscan mitigar el impacto en el bolsillo de los ciudadanos y los empresarios. Por ejemplo, en México, la secretaría de Hacienda y Crédito Público acelerará el pago a proveedores del gobierno federal para dotarlos de liquidez.

Otros de los países que han dado a conocer medidas de alivio económico son Argentina, donde el sector de Trabajo autorizó una licencia excepcional para los trabajadores públicos y privados; mientras que en Paraguay, el Instituto de Previsión Social adoptó una promoción para que los empleadores puedan tener ciertas facilidades para cumplir el pago obrero y en Colombia, se adelantará la puesta en marcha de la Ley de Punto Final, entre otras.

LOS CONTRASTES

  • Alejandro WernerDir. del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI

    “El FMI está listo para ayudar a mitigar las consecuencias económicas del coronavirus y tenemos varias instalaciones e instrumentos a nuestra disposición”.

El crecimiento de la región
Teniendo en cuenta este nuevo contexto que enfrenta el mundo, Alejandro Werner, director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo Monetario Internacional (FMI), aseguró que “para la región, la recuperación que esperábamos hace unos meses no ocurrirá y un 2020 con crecimiento negativo no es un escenario improbable. Es hora de tomar medidas enérgicas”.

La posibilidad de un crecimiento negativo se basa en que “el aumento resultante en los costos de endeudamiento expondrá las vulnerabilidades financieras que se han acumulado durante años de bajas tasas de interés”, anunció el FMI que también señaló que a los efectos de la pandemia se le suma la fuerte caída de los precios del crudo que disminuirá la inversión y la actividad económica.

El estudio concluyó que en el caso de los países de América del Sur, estos se “enfrentarán a menores ingresos por exportaciones, tanto por la caída en los precios de los productos básicos como por la reducción en los volúmenes de exportación”.

Los países del vecindario verán un endurecimiento de las condiciones financieras. Estas afectarán negativamente a las economías grandes e integradas financieramente y a aquellas con vulnerabilidades subyacentes, explicó Werner, quien también aseguró que “las medidas de contención reducirán la actividad en los sectores de servicios y manufactura durante al menos el próximo trimestre”.