El pico de transmisiones de Covid-19 en China ha llegado a su fin, según ha confirmado hoy un portavoz de la Comisión Nacional de Salud

Expansión - Madrid

"Los casos nuevos siguen disminuyendo. Creemos que hemos superado el pico del actual brote epidémico, que ahora se mantiene en un nivel bajo. La atención médica debe ser la máxima prioridad, pero no hay tregua, debemos intensificar los esfuerzos de prevención y control", ha señalado el portavoz, Mi Feng, que ha confirmado que el número de casos nuevos confirmados en Wuhan, capital de la provincia de Hubei y epicentro del brote, se ha reducido por primera vez a un solo dígito, con solo ocho casos en el último recuento oficial.

"Excepto Wuhan, ninguna ciudad en Hubei ha registrado nuevos casos en la última semana. Y fuera de Hubei sólo hubo siete casos en el último recuento, de los cuales seis eran casos importados".

Según los últimos datos de la comisión previamente, los nuevos casos de contagio del coronavirus en toda China sumaron 15 positivos en las últimas 24 horas por los 24 contabilizados el día anterior.

No obstante, se detectaron 6 casos confirmados "importados" desde fuera del país, 4 menos que los contabilizados en la jornada previa. De estos casos, 3 se detectaron en la provincia meridional de Guangdong, 2 en la provincia occidental de Gansu y 1 en la provincia central de Henan.

Hasta la fecha, se han detectado 85 casos confirmados "importados": pacientes diagnosticados en China procedentes de otras partes del planeta en las que el virus se sigue propagando, con focos sobre todo en Japón, Corea del Sur, Irán e Italia.

Una de las prioridades del Gobierno chino ahora es "protegerse contra la importación" de contagios desde otros países tras los casos de COVID-19 detectados en otras partes del mundo.

Según los últimos datos oficiales, los fallecidos en China suman en total 3.169, mientras que el número de infectados detectados hasta ahora alcanza las 80.793 personas.

Además, 62.793 pacientes han sido dados de alta desde que comenzó la epidemia, y se ha realizado seguimiento médico a más de 677.243 personas que han estado en contacto cercano con los infectados, de las cuales 13.701 siguen bajo observación.

En Corea del Sur, que ha llegado a ser segundo foco de la epidemia tras China y al que ahora han adelantado Italia e Irán tanto en número de afectados como de casos confirmados, también han comenzado a descender los nuevos casos: hoy, 114 contagios y seis muertes, un descenso significativo relativo al día anterior, hasta un total de 7.869 casos confirmados y 66 fallecidos, según las últimas cifras reportadas por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (KCDC, en sus siglas inglesas). El país se está centrando también en detener los nuevos focos de infección, entre ellos un 'call center' en la capital, Seúl, informa Reuters.

El pico de la enfermedad en Corea se registró el pasado 29 de febrero, cuando se notificaron 909 casos, lo que parecía ser el brote más virulento fuera de las fronteras de China. Pese a todo, "es muy pronto todavía para poder decir que estamos superando la epidemia", ha señalado Yoon Tae-ho, director general de Salud Pública, en un comunicado. "Estamos en fase de vigilancia de los nuevos brotes esporádicos y no podemos bajar la guardia", contemplando entre las potenciales alertas la importación de casos desde determinados países de Europa.