.
RUSIA

Heineken sale de Rusia y vende sus operaciones a Arnest Group por tan solo US$1,08

viernes, 25 de agosto de 2023

Heineken se ha enfrentado a la presión de los consumidores para abandonar Rusia, que representaba alrededor de 2% de las ventas mundiales

Bloomberg

Heineken NV dijo que completó un acuerdo para vender sus activos y salir de Rusia, convirtiéndose en una de las pocas empresas de consumo a retirarse con éxito desde que el gobierno de Vladimir Putin cambió las reglas para hacer la salida del país más difícil.

La empresa holandesa vendió sus operaciones, incluidas siete fábricas de cerveza, a la empresa rusa de envasado y bienes de consumo Arnest Group por 1 euro (US$1,08), en una operación que supondrá unas pérdidas de 300 millones de euros. La transacción ha recibido todas las aprobaciones necesarias, dijo Heineken en un comunicado, y concluye un proceso iniciado en marzo de 2022.

No hay recompra ni opción de compra para volver a Rusia, y la venta y la pérdida financiera tendrán un "impacto insignificante" en los beneficios por acción de Heineken, dijo la empresa. Sus perspectivas para todo el año no cambiarán, dijo.

La firma por Putin en abril de un decreto que permite el control estatal temporal de los activos de empresas o particulares de Estados no amigos -entre los que se incluyen EE.UU. y sus aliados- ha complicado los esfuerzos de las principales empresas de consumo por salir de Rusia. La exitosa salida de Heineken contrasta con la de su rival Carlsberg A/S, que vio truncados sus planes de vender su negocio en el país por la confiscación de las operaciones por parte del gobierno en julio. Por su parte, Anheuser-Busch InBev sigue teniendo intereses en un fabricante de cerveza ruso.

El consejero delegado de Heineken, Dolf van den Brink, dijo en una llamada con periodistas: "Esto era increíblemente complejo". "Había un riesgo real de enjuiciamiento para nuestra gente y un riesgo real de nacionalización".

Heineken se ha enfrentado a la presión de los consumidores para abandonar Rusia, que representaba alrededor de 2% de las ventas mundiales, y había manifestado su intención de hacerlo hace más de un año sin beneficiarse de una transacción. En abril dijo que había presentado una solicitud de aprobación ante el gobierno ruso para vender el negocio. Anteriormente había registrado pérdidas totales por deterioro del valor de 210 millones de euros relacionadas con sus operaciones en Rusia.

El nuevo propietario no tendrá derecho a vender la marca Heineken en Rusia según los términos del acuerdo, dijo el CEO, y la marca Amstel también se retirará del mercado. "Nuestra intención era retirar el mayor número posible de marcas internacionales, así que estamos muy contentos de que la marca Amstel, que es la segunda en importancia, salga", declaró.

Arnest ha sido comprador de activos de empresas occidentales en Rusia en el pasado, adquiriendo el negocio de envasado de bebidas de Ball Corp. por US$530 millones en septiembre de 2022.

Heineken tenía alrededor de 1.800 empleados en Rusia y Arnest proporcionará garantías de empleo durante los próximos tres años, dijo la compañía. El comprador ruso también asumirá unos 100 millones de euros de deuda relacionada con las operaciones de Heineken. Las operaciones de Heineken en Rusia arrojaron pérdidas durante seis de los últimos ocho años, según la empresa.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Chile 23/05/2024 El Banco Central de Chile actuó en línea con las expectativas al recortar las tasas a 6%

El banco tiene margen para seguir recortando, ya que las expectativas inflacionarias siguen ancladas en el objetivo de 3%

Argentina 23/05/2024 En los Andes de Argentina, una creciente apuesta al cobre espera impulso de Milei

Para el sector, las inversiones llegarán cuando haya muestras claras de mejora de la situación macroeconómica de todo el país

Bélgica 24/05/2024 Borrell afirma que algunos países europeos intentan intimidar a los jueces de la CPI

Las acusaciones se remontan a una presión por caso contra primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu y su ministro de defensa