Empresa señala que el ajuste se daría porque en el esquema de prorrateo de las tarifas solo se comprendió a esa distribuidora

Gestión - Lima

El 4 de este mes se dictó un decreto de urgencia que permitirá fraccionar el pago de los recibos de electricidad, telecomunicaciones y gas natural. Pero en este último caso, la empresa Cálidda, que distribuye ese combustible en la capital, advirtió que existe el riesgo de que se incrementen sus tarifas a los usuarios, por la forma como el Gobierno dispuso ese pago diferido.

En diálogo con Gestión, Martín Gutiérrez Soenens, director de Comercios y Grandes Clientes de Cálidda, explicó que si bien la cadena de suministro del gas natural comprende tres eslabones: la producción, el transporte y la distribución, el fraccionamiento en el pago solo ha recaído (en el caso de Lima y Callao) en la citada empresa distribuidora.

“Nosotros (Cálidda) no podemos fraccionar el recibo (de gas natural) si es que no se fracciona también el (pago de) transporte de gas natural (a cargo de la empresa Transportadora de Gas del Perú -TGP-, y la molécula (el gas que provee Pluspetrol)”, indicó Gutiérrez.

Señaló que, en esa cadena, la referida empresa distribuidora constituye solo una sexta parte.

Cómo es la tarifa

De esa forma, explicó que si solo Cálidda brinda financiamiento, o fraccionamiento a sus clientes en sus recibos, se pone en una situación muy complicada, porque, al no mantener su nivel de recaudación mensual, no puede (por falta de liquidez) afrontar el costo del transporte del gas, pactado en contratos take or pay, es decir que se paga, sea que se consuma o no, además del pago por el gas natural en sí.

La consecuencia de no modificar ese esquema, anotó, será que en los siguientes meses, cuando la empresa tenga luego que trasladar esos costos acumulados a las tarifas, estas -que son ajustadas trimestralmente por Osinergmin- van a tener que incrementarse.

El presidente de la Comisión de Energía de la SNI, Marco Mejía, invocó a Cálidda y Transportadora de Gas del Perú (TGP) a que apliquen la cláusula de “fuerza mayor” en el contrato de aprovisionamiento de gas con Pluspetrol, para eliminar el pago de consumos mínimos no usados por la industria, debido a la paralización de las operaciones de actividades no esenciales debido al covid-19.

“Las exigencias de pago por consumo de gas no consumido constituyen un factor de riesgo importante en la liquidez de la industria”, argumentó.

El titular del citado comité de la Sociedad Nacional de Industrias explicó que TGP y Cálidda están exigiendo a las empresas paradas del sector industrial el pago de consumos mínimos de gas no usado ni distribuido, y que representan cerca de 85% de la facturación normal.