RIPE:
EXPANSIÓN

Diario Expansión - Madrid

La Comisión Europea (CE) quiere que los Estados miembros reaccionen ante el aumento generalizado de nuevos casos de coronavirus en la Unión Europea (UE) y poder así evitar una situación similar a la que vivieron la pasada primavera, cuando el Sars-CoV-2 se extendió masivamente por ellos y acarreó duras restricciones.

"Estamos en un momento decisivo. Puede ser nuestra última oportunidad para evitar que se repita lo de la pasada primavera", declaró este jueves en rueda de prensa la comisaria europea de Salud y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides.

La señal de alerta lanzada por la Comisión coincide con un notable incremento de nuevos casos, hospitalizaciones y, en menor medida, defunciones por covid-19, especialmente en España, Francia, República Checa, Bélgica, Holanda, Luxemburgo y Malta, países todos ellos con una incidencia media acumulada en los últimos 14 días de más de 100 nuevos casos por cada 100.000 habitantes.

"Todos los Estados miembros deben estar preparados para implementar medidas de control de inmediato y en el momento adecuado a la primera señal de posibles nuevos brotes (...). Queremos evitar una repetición de lo que vimos la pasada primavera y confinamientos generalizados. Por eso estamos aquí, para lanzar señales de alarma en un sentido proactivo", agregó Kyriakides.

La comisaria, que aconsejó "incrementar la vacunación contra la gripe" de cara al otoño e invierno en el hemisferio norte, agregó que "en algunos Estados miembros la situación es ahora peor de lo que era en marzo" y "se debe a que las medidas necesarias no fueron decretadas, aplicadas o respetadas correctamente".

Kyriakides compareció ante la prensa junto a la directora del Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), Andrea Ammon, quien también advirtió sobre el "preocupante aumento del número de casos de covid-19 en Europa".

"Hasta que no haya una vacuna segura y eficaz disponible, la identificación rápida, las pruebas y la cuarentena de los contactos de alto riesgo son algunas de las medidas más eficaces para reducir la transmisión", dijo Ammon.

La directora del ECDC llamó a seguir respetando el distanciamiento físico, la higiene de manos y a quedarse en casa cuando se sienta enfermo porque "la pandemia está lejos de terminar y no debemos bajar la guardia".

Señaló que en el último análisis de riesgos publicado por el ECDC, que no contiene "ninguna medida nueva" sino que agrega el conocimiento acumulado en los últimos meses, se observa que "en algunos países" se está pasando "de una transmisión local a una transmisión comunitaria más generalizada".

El foco en los jóvenes

Los nuevos casos afectan más a la "gente joven" de entre 15 y 49 años, grupo de edad que representó 44 % de los "casos severos" registrados en el conjunto de la Unión Europea y países asociados en la última semana.

"¿Qué se puede hacer? Tenemos que controlar la transmisión entre niños y jóvenes adultos, garantizar que los que son médica y socialmente vulnerables están protegidos y proteger a los profesionales de la salud", indicó.

Inmunidad grupal

Ammon insistió en que la inmunidad de grupo, que se alcanzaría cuando un elevado porcentaje de la población se haya vuelto resistente al virus, está aún lejos pues el promedio de población con anticuerpos es del 15 % o inferior, salvo en "algunos sitios" muy afectados por la primera oleada de Sars-CoV-2.

"No es el momento de pensar que la mayoría de la gente no se puede contagiar. Al contrario", zanjó.

Bares y restaurantes

La médica alemana que lleva al frente del ECDC desde 2017, declaró que "es muy difícil dar un consejo general" sobre la idoneidad de cerrar espacios como bares o restaurantes y subrayó que depende de "si es posible mantener la distancia social" en esos lugares de ocio.

Lea el artículo aquí.