A medida que billones de dólares pasan a manos de millennials en las próximas décadas más van a impulsar la sostenibilidad

Margarita Coneo Rincón - mconeo@larepublica.com.co

El CEO de la empresa de gestión de inversiones BlackRock, Larry Fink, informó sobre una decisión crucial para el futuro de la compañía y de sus inversiones.

A través de una carta pública, el ejecutivo aseguró que el cambio climático es tan delicado como cualquiera de los eventos claves del siglo pasado que marcaron la historia, sin embargo, agregó que este es mucho más importante y por esto se encamina a reorganizará por completo el mercado de capitales y a su vez la economía a nivel internacional.

A través de su carta, el gestor de fondos más grande del mundo anunció un cambió en su portafolio de inversión hacia cuentas más sostenibles. La empresa, que tiene US$7.000 millones en activos, duplicará la cantidad de fondos negociados en Bolsa enfocados a la sostenibilidad. Según anunció el CEO, BlackRock reducirá su exposición a las empresas que obtienen una cuarta parte o más de sus ganancias del carbón térmico, pues quiere aumentar en diez veces sus activos sostenibles.

“Estaremos cada vez más dispuestos a votar en contra del equipo directivo y los miembros del consejo cuando las empresas no progresen lo suficiente en la divulgación de información sobre sosteniblidad”, escribió el empresario.

LOS CONTRASTES

  • Andrés MorenoAnalista bursátil

    “El cambio climático tiene que estar implícito en todos los proyectos de inversión hoy en día. Si alguien no tuviera previsto lo de Australia habría perdido todo”.

En referente a los riesgos, el CEO dejó claro que el cambio climático es un riesgo de inversión crítico y de bajo precio que representa unas modificaciones significativas en cuanto al futuro de aquellas empresas que no tengan un plan amplio de sostenibilidad, en el que también se contemplen los temas ambientales.

Andrés Moreno, analista bursátil aseguró que “el cambio climático tiene que estar implícito en todos los proyectos de inversión que se vayan a llevar a cabo hoy en día. Estamos viendo sucesos como el de Australia, por ejemplo, si alguien no tenía previsto eso y no tenía un seguro, pues se vio afectado”.

Además, el analista explica que en el caso del sector financiero es clave tener en cuenta el cambio climático, “ya que esto les permitirá tener menos siniestros y que las personas que tomen sus servicios tengan proyecciones de pagos sobre la realidad que esta afrontando el planeta”.

Fink en la misiva también explica que “el cambio climático es diferente. Incluso si solo se realiza una fracción de los impactos proyectados, esta es una crisis mucho más estructural y de largo plazo”, y añadió que “las empresas, los inversores y los gobiernos deben prepararse para una reasignación significativa de capital”. El CEO abre la carta sosteniendo que “nosotros (como administradora de fondos) tenemos una gran responsabilidad con estas instituciones e individuos - quienes son accionistas en su empresa y en miles de otras - para promover valor a largo plazo”. (Ver carta adjunta)

Siguió mencionando que la concientización ambiental está cambiando muy rápido lo que ocasiona un cambio estructural en las finanzas a nivel internacional en el que el capital será redistribuido a otras entidades con una visión diferente.

En cuanto a las estrategias de la empresa para cumplir con las ideas planteadas, se resaltan el planteamiento del análisis ESG (riesgos Sociales, Ambientales y de Gobierno Corporativo) en el corazón de las plataformas tecnológicas de la compañía y el hecho de usar herramientas patentadas para ayudar a analizar el riesgo ESG.

De igual forma, una de las herramienta de BlackRock, Carbon Beta, permite probar los emisores y las carteras para diferentes escenarios de fijación de precios del carbono para poder establecer qué tan contaminante es la inversión en la que se está trabajando.

El CEO escribió que “los inversionistas están preguntando cómo debieran modificar sus portafolios. Están buscando entender tanto los riesgos físicos asociados al cambio climático, como también las maneras en que las regulaciones climáticas impactarán precios, costos y demanda de manera transversal en la economía”.

Concluyó que es un trabajo que se debe hacer en conjunto entre el gobierno y las empresas privadas para llevar a cabo una transición justa y equitativa, pues si bien el mayor esfuerzo y el primer paso está en manos públicas, las empresas tienen una gran responsabilidad para por optar medidas sostenibles.

Así, planteó que “los gobiernos y el sector privado deben trabajar juntos para llevar a cabo una transición que sea justa y equitativa -no podemos dejar atrás a partes de la sociedad, o a países enteros en mercados en vías de desarrollo, mientras caminamos hacia un mundo con bajas emisiones de carbono”.

Todo esto está encaminado a, como dice el CEO, lograr una mayor transparencia en temas de sustentabilidad, factor que a futuro será un componente importante en la habilidad de atraer capital que tengan los fondos de inversión y los intereses de los inversionistas.