jueves, 6 de diciembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Reuters

El Banco Central Europeo consideró un recorte de las tasas de interés ayer y pronosticó que la economía de la zona euro se contraerá nuevamente en el 2013, lo que dejó la puerta abierta a una posible reducción de los costos del crédito a comienzos del próximo año.

El presidente del BCE, Mario Draghi, dijo que el Consejo de Gobierno de la entidad sostuvo una amplia discusión sobre las tasas de interés antes de optar por dejarlas sin cambios.

“Hubo una amplia discusión (...) pero el consenso fue dejar las tasas sin cambios”, manifestó Draghi en una conferencia de prensa, en una insinuación de que hubo distintas opiniones sobre el curso a seguir. Cuando existe unanimidad en las decisiones, el jefe del BCE generalmente lo dice.

Finalmente, la entidad mantuvo su principal tasa de interés en el mínimo histórico de un 0,75 por ciento por quinto mes consecutivo, pese a nuevas proyecciones que sugieren que la economía de la zona euro se contraerá el próximo año, al igual que este año.

Las nuevas proyecciones del BCE ubican el Producto Interno Bruto (PIB) de la zona euro en un rango de una caída del 0,9% a una expansión de sólo un 0,3% el próximo año, lo que sugiere que es mucho más probable una contracción. Draghi advirtió que prevalecen los riesgos a la baja.

“Los pronósticos del BCE más bien pesimistas, el tono sombrío de la declaración y la admisión de Draghi de que el BCE tuvo una ‘amplia discusión’ dejó abierta la puerta para un recorte a comienzos del 2013”, comentó el economista Holger Schmieding, del Banco Berenberg.