jueves, 13 de abril de 2017
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Bloomberg

“Libertad, libertad”, gritaron algunos asistentes luego de que personas vestidas de playeras rojas, el color característico del oficialismo, lanzaran vivas al presidente Nicolás Maduro.

“Un grupo de veinte a treinta personas ingresó al recinto gritando ‘Uh Ah, Maduro no se va’. Forcejearon con los asistentes, quienes tuvimos que proteger al cardenal Jorge Urosa Savino del tumulto”, dijo Antonio Ecarri, líder opositor, en una entrevista por teléfono.

En los últimos días, feligreses han indicado que algunos sacerdotes están incluyendo críticas políticas en sus sermones y han alentado a los asistentes a que participen en las protestas. Carmen Zerpa, que asistió a la misa, dijo que Urosa dio un “discurso ofensivo”. “Él está polizarizado. Él rechaza a los chavistas y representa a la Mesa de la Unidad. Es una falta de respeto”, dijo a VTV, la televisión estatal, refiriéndose a la coalición opositora.

El episodio se agrega a la tensión política del país, que en la última semana ha visto un repunte de protestas y marchas antigubernamentales luego de que el Tribunal Supremo de Justicia emitiera dos sentencias en las que despojó a la Asamblea Nacional de sus funciones, argumentando que se encuentra en desacato. La oposición ha denunciado el hecho como un “golpe a la democracia”, mientras la presión internacional crece sobre Maduro para que restablezca el orden democrático.

Con los últimos hechos políticos y la crisis económica, así como con la ocasión de la Semana Santa, la iglesia ha recobrado su voz crítica contra el gobierno. A pesar de que el Vaticano fue el mediador del diálogo político a finales de 2016, la Conferencia Episcopal Venezolana mantuvo sus arduas críticas al gobierno y su conducción durante el proceso que terminó sin resultados.

Hoy en la mañana, Urosa rechazó la reciente violencia, y exhortó al gobierno a controlar grupos armados que se aproximan a las marchas de la oposición. “Esas bandas civiles armadas son ilegales y el gobierno no puede seguir amparando a ese grupo”, dijo.

El diario El Nacional reportó que fachadas de algunas iglesias en el estado Táchira fueron pintadas con mensajes amenazando a los sacerdotes. El pasado sábado, la Conferencia Episcopal Venezolana informó que presuntos delincuentes profanaron la Catedral del estado Carabobo, con excrementos humanos.